Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los libreros esperan que un 20% de las familias recojan el libro gratuito de la Generalitat

El programa que regala un cuento a los niños de 6 años detecta que un 30% de los padres no habían estado nunca en una librería

Nens al Escola Ramon Llull de Barcelona.
Nens al Escola Ramon Llull de Barcelona.

La Generalitat inició el 19 de octubre un programa que obsequia con un libro a los niños que en 2016 cumplen 6 años. En las dos primeras semanas del plan, 6.500 menores —un 7% de los receptores— cambiaron por un libro el cupón que recibieron en casa. El Gremio de Libreros de Cataluña espera que más de un 20% de las familias del programa —de un total de 83.314 niños— hagan uso de la tarjeta regalo. El Gremio también destaca que un 30% de las personas que han utilizado hasta ahora el cupón, era la primera vez que visitaban una librería.

El programa del gobierno catalán es válido hasta el 30 de noviembre. El cupón es canjeable por un libro que cueste hasta 13 euros. Si el precio es superior, los padres pagan el añadido; si el precio es inferior a 13 euros, la diferencia se acumula en la partida económica del programa. El Departamento de Cultura tiene reservados 362.000 euros de los presupuestos de 2016 para este plan de promoción de la lectura, cifra que solo cubriría un 30% del gasto total que supondría atender a los 83.314 niños que cumplen 6 años en 2016. Un portavoz del departamento responde que nadie se quedará sin libro porque la partida puede aumentarse a cuenta de los presupuestos de 2017. El programa continuará el año que viene pero sin límite de tiempo y el niño recibirá el cupón en casa cuando cumpla los 6 años. No está previsto ampliar la edad de los beneficiarios de la promoción. La Generalitat asegura que es la primera vez que una administración pública inicia un proyecto de este tipo en Cataluña. Los procedentes similares son del sector privado, como el caso de La Caixa.

El cupón es canjeable por un libro que cueste hasta 13 euros y es válido hasta el 30 de noviembre

Marià Marín, secretario técnico del Gremio de Libreros, estima que las campañas masivas dirigidas a los niños tienen más porcentaje de respuesta que las destinadas a adultos; estas, según Marín, pueden tener de media un porcentaje de respuesta de entre el 10% y el 20%. Por esto, apunta Marín, el Gremio espera que la campaña Fas 6 anys. Tria un llibre supere el 20% de respuesta. “Llegar a un 30%-40% en campañas infantiles sería un gran éxito”, añade Marín. Un portavoz del Departamento de Cultura de la Generalitat explica que no se han marcado ningún objetivo concreto, aunque “superar los 20.000 libros —un 24% del total de posibles beneficiarios— sería una cifra excelente”. El Departamento de Cultura considera que el ritmo del programa es “muy bueno”. Desde el pasado fin de semana, el canjeo de cupones ha crecido prácticamente en un millar al día. Las condiciones del programa es que los padres acompañen al niño a elegir el libro y que la selección sea una obra infantil o una lectura recomendada hasta los 8 años. El cupón tiene un código que registra el libro adquirido, para recoger datos que serán útiles para mejorar la campaña de 2017 pero también para garantizar que el cupón no se ha utilizado para comprar libros que no son para el niño.

La campaña se ha promocionado con anuncios en medios de comunicación y con los carteles que exponen las librerías, pero la principal herramienta ha sido la carta que han recibido los niños, asegura el Departamento de Cultura. Varias librerías consultadas destacan que a la carta puede fallarle la efectividad: “Algunos padres nos han dicho que ni se lo habían mirado porque creían que era propaganda. También está el problema de la letra pequeña, que indica que la promoción es hasta el 30 de noviembre; los que celebran 6 años en diciembre, por ejemplo, si no se fijan, no lo recogerán”, explican en la librería A peu de pàgina de Barcelona. Una empleada de la Librería 22 de Girona apunta que experimentaron un incremento de canjeo del cupón por la divulgación que se hizo de la iniciativa en un colegio. Silvia Muntané, de la librería Saltamartí de Badalona, ha tenido una recepción baja de la campaña y cree que funcionaría mejor si se comunica desde las escuelas: “Los niños funcionan por imitación. Si ven que su compañero tiene el cheque, ellos también lo querrán tener”, valora Muntané.

Todas las librerías consultadas destacan que la gran mayoría de familias que han atendido con el cupón eran nuevos clientes y personas que no frecuentan espacios de lectura. El Gremio indica que el 30% de las personas que han canjeado el cupón, era la primera vez que compraban en una librería, cifra que coincide con las estadísticas que publicó la Generalitat sobre los hábitos de lectura en Cataluña en 2015: “Un 34% de la población no ha tocado nunca un libro. Esto es inaceptable en un país que se considere civilizado”, concluye Marín.