Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CIE de Zona Franca ha vivido dos intentos de fuga en 10 días

El domingo pasado varios internos protagonizaron un intento de avalancha para escapar

El edificio del CIE de la Zona Franca de Barcelona, en una imagen reciente.
El edificio del CIE de la Zona Franca de Barcelona, en una imagen reciente.

En el mes de octubre, el CIE de Zona Franca, en Barcelona, ha vivido dos intentos de fuga. El primero se produjo el 7 de octubre, cuando un grupo de internos que estaban en el patio animó y llamó al resto a fugarse. Los policías que custodian el centro decidieron entonces cerrar las puertas del patio, y esperar a que la situación se calmase, según fuentes policiales. 

El segundo intento se vivió el pasado domingo, 16 de octubre, y otras fuentes policiales lo definen como "más serio". En la tarde noche, el intervalo en el que los internos entran a sus celdas para dormir, varias personas protagonizaron una avalancha para escapar del centro. Los policías destinados en Zona Franca estuvieron reteniendo las puertas hasta que intervinieron los antidisturbios (UIP), que en ese momento estaban en la parte trasera del edificio, donde coincide que se encuentran sus instalaciones, y lograron sofocarlos, según esas mismas fuentes policiales.

"No han sido intentos de fuga, han sido conatos", explica un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña que resta importancia a ambos episodios, y asegura que se han reforzado las medidas de seguridad en el centro, con más antidisturbios. Pero fuentes policiales se refieren a "problemas constantes" en las instalaciones, donde personas en situación irregular esperan hasta 60 días para ser expulsadas de España.

"El mayor riesgo es que nos falta personal", se queja Isabel Rodríguez, secretaria regional de la Unión Federal de Policías (UFP) en Cataluña. "La plantilla de policías no llega al 10 % de los internos", añade, para no dar cifras exactas. "Aquí pasará en breve algo como lo de Madrid", se suman otras fuentes policiales. En el CIE de Zona Franca hay en la actualidad 182 internos, según fuentes policiales. La cifra aumentó el pasado 10 y 11 de octubre, cuando llegaron 38 y 42 personas, de origen argelino. Provenían de las zonas de Murcia, Cartagena y Lorca, y habían llegado a España en patera. 

El Ayuntamiento de Barcelona ha intentado clausurar el CIE, que considera que viola los derechos humanos. Incluso ordenó el cierre a la delegación de Gobierno en Cataluña, aprovechando que el CIE no funcionaba de manera temporal por obras en el edificio. Para ello alegó que no tiene licencia de actividad. Pero el Ministerio respondió reabriendo apresuradamente.

Los activistas implicados en la lucha contra el CIE y aglutinados en la plataforma Tanquem els CIE llevan años pidiendo su clausura definitiva, y enfrentados a la política de inmigración gubernamental. Desde Interior, repiten que las personas que entran en el centro tienen antecedentes policiales o penales, y que es un juez quien da la orden. En Cataluña, el Parlament se ha postulado a favor de su cierre.