Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arrepentido de Taula confiesa más amaños en la etapa de Rita Barberá

Marcos Benavent mantiene que la trama benefició al sobrino de la exalcaldesa

El arrepentido del caso Taula', Marcos Benavent, ante el juzgado de Valencia. Mónica Torres. ATLAS

Marcos Benavent, el arrepentido del caso Taula, ha confesado este jueves más amaños en el Ayuntamiento de Valencia en la etapa de Rita Barberá como alcaldesa. Lo ha hecho en su declaración como imputado ante el juez Víctor Gómez, en una de las piezas del caso, según han señalado a EL PAÍS fuentes conocedoras de su declaración.

Benavent ha afirmado, en concreto, que se adjudicaron a cambio de mordidas contratos en "varias ediciones" de la Mostra de Cinema del Mediterrani anteriores al año 2006. El festival de cine de la ciudad fue instaurado por los socialistas en los años 80 y cancelado en la última legislatura de Barberá, ahora senadora, dentro de su política de ajuste.

Al exgerente de Impulso Económico Local Sociedad Anónima (Imelsa), empresa de la Diputación de Valencia, no le han preguntado en sede judicial por el sobrino de Barberá, Enrique Sospedra, que habría sido beneficiado por la trama del 3% desmantelada en Taula según una de las grabaciones que obran en el sumario. A la salida, preguntado por la prensa, Benavent ha mantenido, sin embargo, que sí lo fue, por indicación de la exconcejal de Cultura María José Alcón.

El sobrino de la exregidora se benefició, según el arrepentido, de contratos de la Mostra de cine, el festival sobre el que este jueves ha ampliado el rango de las irregularidades. Benavent ha sugerido que, aunque al sobrino no se le adjudicaran contratos directamente se buscaba la forma de beneficiarlo. Por ejemplo "adjudicando a otra empresa" contratos para que más tarde la adjudicataria "subcontratara con él otra serie de cosas".

Ante el juez, Benavent ha corroborado los amaños en esta concejalía ya admitidos en declaraciones anteriores, y que también se desprenden de las grabaciones aportadas a la causa por la diputada de Esquerra Unida en la Diputación de Valencia Rosa Pérez Garijo.

El arrepentido ha detallado que se adjudicaron a cambio de mordidas los contratos para la reforma de una de las puertas medievales de la ciudad, las Torres de Quart, la adjudicación del espacio cultural La Rambleta, la rehabilitación de los puentes de Serranos y de la Trinidad, así como servicios para la Mostra de Cinema del año 2006.

"Yo hablaba con María José Alcón, buscábamos empresas que se pudieran quedarse adjudicaciones y lo amañábamos todos", ha explicado a la prensa el exdirigente popular a las puertas de los juzgados de Valencia.

Benavent ha negado que, como han mantenido las defensas ante el juez,  incluido el marido de Alcón, el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau, la exconcejal sufriera un trastorno mental que invalide la credibilidad de las grabaciones en las que se le escucha, por ejemplo, explicando a su hijo la operación de pitufeo. "Si esa es su estrategia y no tiene más argumentos para defender a su cliente más que decir que estaba loca, bueno, yo creo que no lo estaba", ha opinado Benavent.

En el abigarrado ecosistema corrupto que, según describen los sumarios judiciales, funcionó en la Comunidad Valenciana durante las últimas dos décadas, los integrantes de unos y otras redes coincidían. A Benavent se le ha preguntado por los miembros de Gürtel, que están siendo juzgados en la Audiencia Nacional, y ha afirmado que conoció a Álvaro Pérez, conocido como El Bigotes.

"Siempre estaba por la sede del PP. Hizo la reforma y estaba en todos los saraos y actos del partido. Álvaro siempre estaba por allí en medio", ha dicho Benavent, quien ha afirmado, sin embargo, que sus intereses no se cruzaron: "Cada uno iba a lo suyo".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información