Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mercè Homs se impone en la batalla por dirigir el PDC en Barcelona

La actual regidora asume la responsabilidad de hacer crecer a la antigua Convergència y competir con Colau

La nueva presidenta de la federación de Barcelona, Mercè Homs.
La nueva presidenta de la federación de Barcelona, Mercè Homs.

Mercè Homs presidirá la federación de Barcelona del Partit Demòcrata Català (PDC), heredero de Convergència Democràtica. La concejal de Barcelona, hermana del portavoz del PDC en el Congreso y por ello considerada del antiguo aparato del partido se ha impuesto a Teresa Pitarch y Glòria Freixa en las elecciones que entre ayer y hoy ha celebrado la formación soberanista para escoger a sus direcciones territoriales. La responsabilidad de Homs es doble: volver a tejer una fuerte estructura del partido en Barcelona, un territorio clave para entender la caída de la formación de Artur Mas, en aras de conseguir luchar con ERC por la hegemonía del soberanismo en Cataluña y luchar para arrebatarle la Alcaldía de la capital catalana a Ada Colau.

Homs se ha impuesto con el 57% de los votos de Barcelona, mientras que Pitarch, próxima al que fuera hombre fuerte convergente Germà Gordó, se ha quedado con un 28,5% y Glòria Freixa, a la cabeza de la candidatura más desconocida se ha quedado con el 13,8% del escrutinio.

Líderes territoriales con experiencia

Ciudad de Barcelona. Mercè Homs (Concejal en Barcelona)

Comarcas de Barcelona. Xavier Badia (fue presidente de CDC en el Maresme)

Cataluña central. David Font (Expresidente de la comarcal del Berguedà)

Girona. Pere Vila (Presidente de la Diputación y expresidente de CDC de l'Alt Empordà en CDC)

Lleida. Joan Reñé (presidente de la Diputación de Lleida y expresidente comarcal de CDC en la Plana de Urgell)

Alt Pirineu. Maria Teresa Rivero (Senadora)

Tarragona. Josep Maria Cruset (Alcalde de Riudoms, ya era el presidente de la comarcar)

Terres de l'Ebre. Mònica Sales (Sin experiencia de dirección en CDC)

Penedès. Jaume Casañas (Sin experiencia de dirección en CDC)

La nueva presidenta de la federación de Barcelona tendrá que sumar fuerzas con Xavier Badia, nuevo presidente de la federación que aúna las comarcas de la provincia para intentar revertir la situación de caída de votos que se ha producido en la metrópolis barcelonesa en los últimos años. Es sintomático el malestar que provocó en la federación de la ciudad cuando Barcelona en Comú se impuso en las elecciones a Convergència por 17.400 votos de diferencia. Muchos responsabilizaron de esa situación al entonces presidente de la federación, Jordi Martí, considerado afín a Germà Gordó, por no haber activado a las bases en la ciudad.

Homs, quien tendrá como vicepresidente de la federación a Genís Boadella, ha avanzado que tiene intención de dedicarse exclusivamente al partido y que en las próximas elecciones municipales no se presentará. Ese es otro reto que tendrá que superar: las primarias para escoger al próximo alcaldable por Barcelona y cómo sitúa a alguien de confianza con posibilidades reales de batir a la actual alcaldesa, Ada Colau.

Un total de 6.408 militantes, de un censo de 10.424 personas, han participado en las elecciones territoriales que han servido para escoger las direcciones de nueve comités regionales del PDC (Barcelona Ciudad, Barcelona Comarcas, Penedés, Tarragona, Tierras del Ebro, Cataluña Central, Lleida, Alto Pirineo y Girona), además de agrupaciones comarcales y de distrito de la capital catalana.

Barcelona era la plaza más reñida, seguida por la federación de las comarcas de Lleida, donde se ha impuesto Joan Reñé, presidente de la Diputación de Lleida, a la diputada Violant Cervera.

Con las elecciones de hoy se dan por casi concluidos los diferentes pasos que se debían tomar tras la refundación de Convergència, celebrada el pasado mes de julio. Ahora queda una votación: la que se efectuará para que las bases den el visto bueno al nuevo nombre de la formación que, según consta en el registro de partidos del Ministerio del Interior, será el de Partit Demòcrata Europeu Català, después que la propuesta inicial fuera vetada.