Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La movilidad eléctrica ya habla en presente

El autor defiende que el coche eléctrico ya está preparado para asegurar la sostenibilidad ecológica y una mejora de la calidad de vida en las grandes ciudades

Más de la mitad de los conductores españoles consideran que el vehículo eléctrico es la opción de movilidad de un futuro a corto plazo donde la ecología, la eficiencia, el confort y la tecnología dominarán nuestras ciudades y carreteras.

Así lo apunta el estudio Automoción y Sostenibilidad: comportamiento y actitudes de los españoles, elaborado por Nielsen, que también concluye que el 36% de los consumidores se plantea su compra en los próximos años. Que casi 4 de cada 10 personas tengan esta visión optimista, en un contexto en el que la cuota de mercado de vehículos eléctricos no llega al 0,2% en España, es un claro indicador de que el mercado puede dar un salto exponencial.

Los estudios que publica la patronal ANFAC muestran que durante el primer semestre de 2016, las ventas de vehículos eléctricos han registrado un incremento del 150% en comparación con el mismo periodo del año anterior. A pesar de ello, España continúa lejos de otros países de nuestro entorno como Alemania o Francia -con un 1%- o el gran referente, Noruega, con un 14%.

A pesar de estas buenas perspectivas, para que el sector de los vehículos eléctricos pueda despegar, se hace necesario invertir en pedagogía y concienciación. Todavía existen falsos mitos entorno a los vehículos eléctricos y se desconocen todas las ventajas y beneficios. En este sentido, es imprescindible que las Administraciones se sumen a la labor de concienciación que ya están realizando algunas instituciones y compañías del sector, y que impulsen su uso no sólo mediante los beneficios fiscales existentes (gratuidad de aparcamiento en las zonas urbanas o exención de pago en los peajes), sino también con una red de infraestructuras de carga de calidad.

Asimismo, las firmas de automoción, que están haciendo un gran esfuerzo en el desarrollo y la producción de vehículos eléctricos cada vez más eficientes e innovadores, deben apostar por una comunicación que emocione a los usuarios y que, al mismo tiempo, transmita los beneficios prácticos y diarios que supone conducir un vehículo de 0 emisiones.

La realidad actual demuestra que los niveles de satisfacción y recomendación de quien ha probado un vehículo eléctrico son altos, más del 92%. Quien ha conducido un eléctrico coincide en destacar sus beneficios y virtudes más allá del concepto “sostenibilidad”: buenas prestaciones para la conducción, confort basado en el silencio y casi nulas vibraciones. Además, las firmas de automoción están haciendo importantes esfuerzos consiguiendo que la autonomía de los vehículos sea siempre mayor (unos 250 km, cuando el trayecto medio diario de los usuarios no supera los 80 km), que los costes de mantenimiento sean menores y produciendo vehículos atractivos y asequibles.

Por lo que respecta al consumo, quizá el mejor argumento para el cambio a la conducción 100% eléctrica sea el coste de la recarga completa, que puede llegar a ser entre 6 y 7 veces menor que en un coche de combustión interna. Por ejemplo, un conductor con un consumo medio de 17 kWh/100 km puede recargar su vehículo con la tarifa de luz nocturna súper reducida, lo que se traduce en un gasto de unos 1,55€/100 km (los de combustión supondrían un coste de 7,79€/100 km).

Las agendas internacionales ya han marcado fechas concretas. En el ámbito doméstico, de cara al 2020 la Comisión Europea ha dictado como objetivos reducir un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero (en relación con los niveles de 1990), mejorar un 20% de la eficiencia energética y alcanzar un 20% de energías renovables. Para alcanzar estas metas, la popularización de la tecnología 100% eléctrica debe ser, pues, un paso indispensable.

Apostar por el vehículo eléctrico y las infraestructuras asociadas, promover una legislación favorable a su implementación y uso o concienciar a los usuarios y futuros conductores es, en definitiva, hacer que la movilidad eléctrica hable en presente.

 Marco Toro es consejero director general de Nissan Iberia

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción