Benavent: “Yo pagaba comisiones en el Ayuntamiento de Valencia”

El arrepentido de Taula confirma que Rus contó con él dinero de una mordida en un coche

El arrepentido Marcos Benavent llega a declarar.FOTO: MÒNICA TORRES / VIDEO: ATLAS (atlas)

Más información

Marcos Benavent, el exdirigente del PP valenciano arrepentido que ha revelado a la justicia la magnitud de la corrupción del caso Taula, ha vuelto a declarar este jueves como imputado. Benavent ha asegurado tras salir del juzgado que era el expresidente de la Diputación de Valencia y del partido en la provincia Alfonso Rus quien contaba con él dinero en un coche, y que los fondos procedían de una "comisión" a cambio de una adjudicación. Rus, que se vio forzado a dimitir tras trascender esa conversación, siempre ha negado que la voz sea la suya.

Benavent ha admitido ante la prensa que él, como recaudador de la trama del caso Taula, cobraba comisiones "del 2% o el 3%" y las entregaba a los cabecillas de la red en "restaurantes, coches o despachos". Incluidos, ha precisado, los de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Valencia, durante la etapa de alcaldesa de Rita Barberá, y de la Diputación de Valencia. "Yo algo me quedaba", ha admitido también.

El exdirigente ha considerado que lo normal sería que Barberá fuera imputada en el caso, aunque hasta ahora "el aforamiento la protege". Benavent ha asegurado, sin embargo, que él no tiene constancia directa de si la exregidora estaba al tanto de las prácticas corruptas. "Lo desconozco, no tuve trato con ella", ha señalado.

El que fuera gerente de Impulso Económico Local Sociedad Anónima (Imelsa), la mayor empresa pública de la Diputación de Valencia, grabó durante años conversaciones con compañeros del PP que desvelan prácticas corruptas a escala local, provincial y autonómica. Las cintas fueron entregadas a la Fiscalía Anticorrupción por la diputada de Esquerra Unida Rosa Pérez Garijo.

El propio Benavent confirmó después al juez instructor, Víctor Gómez, la veracidad de su contenido y empezó a colaborar con la justicia. Las decenas de horas de declaraciones que ha prestado ante la Guardia Civil y el magistrado sientan en gran medida la base del caso Taula, en el que hay más de un centenar de imputados.

Vestido de forma más discreta que en apariciones públicas anteriores, con sandalias y una moneda colgando del pendiente de la oreja derecha, Benavent ha apuntado al actual presidente del PP de la provincia de Valencia, Vicente Betoret, que fue el sucesor de Rus en el cargo y que no ha sido imputado. Betoret "era secretario general, no sé si tenía conocimiento [del cobro de comisiones], pero como número dos del partido él sí que estaba en la cocina de muchas cosas", ha afirmado.

Benavent ha mantenido que la existencia de contabilidad opaca estaba muy extendida en el PP valenciano: "Había caja B en todos los sitios". Y ha afirmado que él mismo como gerente de Imelsa contrató a mucha gente por "puro enchufismo". "Eran favores personales", se contrataba "a personas que no podían ir a trabajar, pero necesitaban la nómina".

Las confesiones de Benavent a la Fiscalía y al juez, revelando la supuesta existencia de una trama que actuó desde principios de la pasada década hasta hace poco, han implicado un terremoto que excede el terreno político. En el recibidor de la Ciudad de la Justicia, mirando la fila de cámaras que aguardaban en el exterior un hombre vestido con traje le comentaba este jueves a otrol:

—Están esperando a que salga el chivato. ¿Sabes quién es, no?—.

—Claro—, ha contestado su interlocutor.

Ajeno al comentario, Benavent ha insistido poco después en que está convencido de estar haciendo lo correcto. "La única forma de cambiar todo está en cambiar uno mismo. Esto solo se soluciona haciendo un proceso hacia uno mismo. Siendo honesto y diciendo la verdad", ha declarado.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50