Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Área Metropolitana copa el 64% de la nueva vivienda en Cataluña

El año pasado se otorgaron 6.176 visados a nuevos proyectos en toda Cataluña

Una obra de nueva construcción en la calle de Parcerisas, en el distrito barcelonés de Sants-Montjuïc
Una obra de nueva construcción en la calle de Parcerisas, en el distrito barcelonés de Sants-Montjuïc

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ya acumula casi dos tercios de los visados para nueva vivienda en Cataluña, según las cifras de la Generalitat correspondientes a 2015. Se trata de la proporción más alta desde el estallido de la burbuja inmobiliaria, en 2007. La estadística, que se elabora a partir de los datos del Colegio de Aparejadores, siempre ha tenido a Barcelona encabezando el listado de permisos. Pero el año pasado, por primera vez en una década, ningún municipio fuera del AMB está entre los primeros cinco lugares.

Entre 2007 y el año pasado, el número de proyectos visados por el Colegio cayó un 94%, al pasar de 107.834 autorizaciones a las escasas 6.176 que se otorgaron en 2015. Antes de la crisis, sin embargo, el AMB solo acaparaba el 37% de los permisos, una proporción que ha ido subiendo hasta llegar al 64% que se registró el año anterior.

El dinamismo moderado de los alrededores de Barcelona y la caída de las segundas residencias han llevado a un cambio en los porcentajes. Se trata de una tendencia que este año parece que se mantendrá. En el primer trimestre de 2016, de acuerdo con los datos oficiales, siete de cada diez autorizaciones para nuevos pisos se concedieron en el ámbito metropolitano. El AMB logró en 2015 pasado las mejores cifras de visados para nueva vivienda en los últimos cuatro años. En total se otorgaron 3.998, el 35% en la capital catalana.

Sants-Montjuïc, el distrito más dinámico

En el primer trimestre de 2007 se visaron en Barcelona tantos proyectos de vivienda nueva como en todo el año pasado (1.408). Este dato muestra el parón en la construcción de nuevos pisos en la capital catalana. El mayor número de autorizaciones otorgadas en 2015 se ubican en el distrito de Sant Andreu (285). Le siguieron de cerca Eixample (281) y después Sant Martí (273). Ciutat Vella se quedó en la cola de la lista, con solo cuatro permisos entregados por el Colegio de Aparejadores.

En el primer trimestre de este año, el distrito con más permisos concedidos ha sido Sants-Montjuïc, con 187, el 57% del total de los que se han entregado en toda la capital catalana. En plena bonanza económica, en 1999, se visaron en Barcelona un total de 6.558 visados. Un tercio de ellos, entonces se ubicaban en Sant Martí.

La estadística de la Generalitat está organizada por ocho ámbitos geográficos. Entre 2007 y 2016, la capital catalana presentó una caída del 89% en el número de solicitudes de permiso. Las disminuciones más dramáticas, sin embargo, se dieron en el Camp de Tarragona, las comarcas Centrales, el Pirineo y el Penedés. Mientras que hace ocho años en el Vall d'Aran se concedieron 2.707 permisos, el año pasado solo se visaron 132 (-95,1%). En las Comarcas de Girona se pasó de 17.707 a 670 (-96,2%).

Mejora interanual

La única zona en la que la reducción fue menor que en la capital catalana fue en las Tierras del Ebro, donde los visados para construcción de nuevas edificaciones pasaron de 6.935 en 2007 a los 191 del año pasado (89% menos). A pesar de ello, si se comparan los dos últimos ejercicios, todos los ámbitos territoriales presentan un aumento en los permisos. En total, el crecimiento interanual fue del 60%.

El detalle de las cifras por municipio muestran claramente el cambio en la tendencia del mix territorial de los permisos. Desde 2006, la estadística del Colegio de Aparejadores arrojaba que en el listado de los cinco municipios con más visados otorgados siempre se colaba una población fuera del Área Metropolitana, usualmente las capitales de provincia. Incluso, en 2013, Sitges (Garraf) ocupó el segundo lugar en visados tras Barcelona (697 y 134, respectivamente). El año pasado, sin embargo, los cinco primeros municipios del lista hacen parte del corazón metropolitano: Barcelona, Badalona, Sant Cugat del Vallès, Terrassa y L'Hospitalet.

La capital catalana reportó el año pasado 1.408 visados, casi el doble que en 2014. Badalona, 539 y Sant Cugat, 260, un aumento del 460%. Una muestra del cambio de tendencia es que las capitales de las provincias catalanas ni siquiera figuran entre los diez primeros lugares del listado. Tarragona está en la posición número 14 (con 87 autorizaciones) y Lleida en la 16 (65). En Girona capital solo se tramitaron 42. La Generalitat calcula que en Cataluña hay unos 8.300 inmuebles vacíos de entidades bancarias.