Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fútbol valenciano, cada vez menos valenciano

Los impagos de los créditos al IVF han propiciado la entrada de capital extranjero

Rafael Borré, es bloqueado por jugadores del Mónaco en la ida de la fase previa de la Champions League. Ampliar foto
Rafael Borré, es bloqueado por jugadores del Mónaco en la ida de la fase previa de la Champions League.

Al igual que pasara con las entidades financieras, la intervención de la Generalitat en los equipos de fútbol valencianos para garantizar su viabilidad, ha derivado en la entrada de propietarios foráneos en los principales clubes. Paradójicamente, los avales del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) para cubrir los créditos de los clubes ha revertido la propiedad hacia el capital de inversión extranjero, cuyo máximo exponente es el Valencia CF y su dueño, el magnate singapurense Peter Lim.

La Generalitat avaló a través del IVF el crédito que en su día pidió a Bankia la Fundación del Valencia CF para hacerse con el 70% de las acciones del club. El impago de ese crédito tuvo como consecuencia la ejecución del aval cuya acreedora última era la Generalitat. Tras un contencioso en los tribunales y un difícil proceso de venta, finalmente, el grupo Mériton, propiedad de Peter Lim se hizo con el paquete accionarial de la Fundación a cambio de 94 millones de euros.

La entrada del magnate en el club de Mestalla fue aplaudida por parte de la grada, aunque los resultados deportivos de la segunda temporada han devuelto la marejada social a la institución. Lim puso al frente del equipo a Lay Hoon Chan, que fue elegida presidenta en diciembre de 2014 en sustitución de Amadeo Salvo.

Un proceso similar al del Valencia CF está viviendo el Elche CF, aunque en este caso hay que sumar una crisis deportiva agravada por las consecuencias de la mala gestión. En el caso del equipo ilicitano, el IVF avaló un crédito de 14,5 millones de euros a favor de la Fundación del Elche CF. El impago del crédito y la ejecución del aval han convertido al IVE en el máximo accionista del club, con un capital social del 64% de las acciones. Desde el Consell se ha instado al IVF a deshacerse de los activos invertidos en clubes de fútbol y en consecuencia el instituto dirigido por Manuel Illueca inició el proceso de venta del club.

Una vez estudiadas las ofertas, el IVF concluyó hace escasas semanas que el grupo inversor catarí, Skyline Internacional, con intereses en el sector del turismo y de la hostelería, era el mejor posicionado para comprar las acciones. El propio director general del Instituto Valenciano de Finanzas, Manuel Illueca anunció el pasado 5 de agosto la adjudicación de las acciones al fondo catarí tras aceptar la oferta de 25 millones de euros.

El cambio de propiedad todavía está en fase de producirse, pero Skyline Internacional ya ha anunciado que Moayad Shatat, que estuvo vinculado al Málaga CF desde 2011 a 2015, se hará cargo de la parcela deportiva de la entidad.

La misma fórmula fue utilizada para que la Fundación del Hércules CF se hiciera con una mayoría accionarial en manos del empresario Enrique Ortiz desde finales de los años noventa. En este caso, el crédito fue de 18 millones de euros, solicitado y aprobado por la CAM con el aval del IVF.

La situación de partida es similar a la del Elche, con un crédito participado impagado que revierte las acciones al avalista, pero la deuda acumulada por el club, el concurso de acreedores y la situación deportiva de la entidad no facilitan la entrada de capital. El concurso de acreedores fue firmado con criterios de Segunda División, pero con el descenso de categoría el Hércules busca firmar con Hacienda y Seguridad Social unas nuevas condiciones.

En el caso del Levante UD, la entidad también recibió un crédito avalado por el IVF. En este caso fueron 5,5 millones de euros para que la Fundación se hiciera con la mayoría accionarial del 70% del club. No obstante, los problemas económicos de la entidad se solventaron con un concurso de acreedores del que salió en 2011 y, además, es el único club que se mantiene al día con los pagos del crédito por lo que no ha hecho falta la ejecución de los avales. La entidad está presidida por Francisco Catalán desde diciembre de 2010 y la Fundación Cent Anys es la propietaria del 74% de las acciones.

En la provincia de Castellón el Instituto Valenciano de Finanzas no llegó a avalar ningún crédito de Villarreal CF Y CD Castellón, pero el maná les llegó a estos equipos a través de Aerocas, la empresa pública que gestiona el Aeropuerto de Castellón. El Villarreal recibió cerca de 19 millones de euros por el patrocinio, mientras que el CD Castellón sumó 1,6 millones. Estas operaciones están siendo investigadas por la Fiscalía de Castellón.

Desde 1997, tres años después de convertirse en Sociedad Anónima Deportiva, el empresario valenciano Fernando Roig es el máximo accionista del Villarreal CF. Además, en 2011 realizó una ampliación de capital de 138 millones de euros que cubrió con su patrimonio en su totalidad y que avaló el Grupo Pamesa, del que también es propietario. El club descendió a Segunda División en 2012 y Roig vendió el 2,4% de sus acciones en Mercadona para cubrir las pérdidas derivadas en una operación comercial tasada en una cifra cercana a los 70 millones de euros.

Por lo que respecta a la propiedad del CD Castellón, en la actualidad el máximo accionista es David Cruz Jofré, que también ejerce la presidencia y es consejero delegado del club. Cruz accedió al club albinegro en verano de 2012 tras anunciar que había comprado el paquete accionarial mayoritario en propiedad de Castellnou 2005 SL.

No obstante, esa transacción ha acabado en los juzgados debido a que el vendedor, Castellnou 2005 SL, alega que el comprador, David Cruz no ha pagado ninguna cuota de las acordadas en su día en el proceso de venta. Un juez deberá decidir en noviembre de quién son las acciones y por tanto la mayoría accionarial del CD Castellón, aunque el actual presidente ha anunciado que en caso de perder la mayoría iniciaría un proceso de recursos que alargaría su estancia en el club durante varias temporadas.

Cabe apuntar que los dueños de Castellnou 2005 SL, que gestionaron el club entre 2005 y 2012, están siendo investigados por la justicia a raíz de una denuncia de Sentimiento Albinegro, una pequeña asociación de accionistas. Una pericial contable estimó que Castellnou 2005 SL causó un agujero en las cuentas del club de 5,3 millones de euros. La jueza María Victoria García Alós ha fijado fianzas de 7,1 millones de euros a José Manuel García Osuna, máximo accionista del club, y a Antonio Blasco, consejero delegado; y de 2,7 millones de euros, a Miguel Ángel Ludeña, exdirector general, y 200.000 euros al expresidente José Laparra, en una lista que alcanza a 28 personas y entidades mercantiles.

Estas ayudas del gobierno valenciano a los clubes de fútbol han sido declaradas ilegales por parte de la Unión Europea, quien exige que el Valencia, el Elche y el Hércules devuelvan 20,4, 3,7 y 6,1 millones de euros respectivamente. Así mismo, los clubes valencianos también recibieron cuantiosas entradas de dinero público a través de los derechos de emisión que pagó la extinta RTVV, quien llegó a patrocinar a las mascotas de Villarreal, Levante y Valencia por 8 millones de euros.

Más información