_
_
_
_

Un hayedo herencia del mundo

Situado a casi 100 kilómetros de la capital, el municipio conserva un ecosistema único que va a ser declarado por la Unesco patrimonio de la humanidad

El hayedo de Montejo de la Sierra ocupa 222 hectáreas.
El hayedo de Montejo de la Sierra ocupa 222 hectáreas.KIKE PARA
Mai Montero

Los paraísos también existen en Madrid, y Montejo de la Sierra, a casi cien kilómetros de distancia de la capital, es un buen ejemplo, uno de los tesoros escondidos en la región. Lejos de la contaminación, del ruido, de las prisas y de los excesos, los 374 habitantes de este enclave de la sierra del Rincón guardan un secreto que pronto será conocido en todo el mundo, si no lo es ya: el hayedo de Montejo.

A cinco minutos del centro de este pueblo y por una carretera donde los pulmones se hinchan de oxígeno se encuentra esta joya de la naturaleza, que va a ser declarada por la Unesco patrimonio natural de la humanidad. Allí trabaja, desde los 19 años, Mario Vega, quien con esmero cuida de este paraje de 222 hectáreas todos los días. La temperatura desciende notablemente cuando el visitante se adentra en este singular lugar, y es que la humedad que ha habido y hay en este paraje es una de las principales razones por las que se conserva.

Las hayas, protagonistas de este bosque junto a los robles y acebos, crecen en una ladera de umbría que finaliza en el río Jarama, cuyo paso dibuja la frontera con Guadalajara. La formación de estas especies es salvaje, ya que los responsables nunca intervienen en su desarrollo, a no ser que sea un caso necesario o por seguridad. Es curioso observar cómo las hayas se van abriendo paso y desplazando a los demás árboles como si un espíritu de grandeza las poseyese. Este fenómeno se produce porque sus ramas, con hojas planas, se desplazan a lo ancho y necesitan mucho espacio para crecer.

Más información
¿Has visto ese ‘ninja’, Merche?
Vivir en Comunidad

Los visitantes tienen que tener mucho cuidado para no salirse del camino indicado por el guía, ya que una mala pisada puede acabar con un nuevo ser que lleva formándose varios años. Un camino que parece creado por hadas ya que su aspecto es dorado gracias al polvo de mica que se ha depositado allí. La fauna también es libre: nutrias, tejones, lagartos, mariposas, pájaros carpinteros y otros animales han establecido allí su residencia, convirtiéndolo en un reclamo turístico no solo en otoño.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Denominación de origen Montejo

En medio de la plaza del pueblo se encuentran el Ayuntamiento y la iglesia, cuyo campanario se ha convertido en el hogar de una pareja de cigüeñas. Las calles, con casas de piedra y colores ocres, intentan conservar la uniformidad entre lo antiguo y lo nuevo, y como ejemplo de esa armonía todos los números de los portales están grabados en un pequeño azulejo de arcilla. Si se afina bien el olfato, levemente se descubre el olor a pan recién hecho que emana de la panadería, pan de pueblo, cocido con cariño y a un precio razonable, que deja en muy mal puesto a cualquiera elaborado en la gran ciudad.

Además de ser un acogedor pueblo de montaña, Montejo se ha abierto a la llegada de nueva savia que le da vida al pueblo, y ya son 80 los trabajadores que han llegado desde otros puntos para ganarse un jornal allí.

La economía del pueblo se basa en la ganadería y el turismo rural, aunque en los últimos tiempos han sido varios los vecinos que se han animado a plantar sus propios productos para abastecerse. Una práctica conocida como agricultura de autoconsumo, que rescata los valores de otros tiempos en los que la localidad también sobrevivía del trabajo en el campo. Uno de los montejanos más conocidos y que se ha embarcado en esta aventura es Guillermo, el maestro, que compagina sus clases con el cuidado de algunas ovejas, árboles frutales y la huerta.

Hablando de huertas, otra buena práctica que se desarrolla en la localidad para que no haya discusiones y malentendidos es la de compartir entre todos un cuaderno que viaja de casa en casa y donde cada uno apunta su nombre y la hora en la que le corresponde regar.

Si el visitante busca descanso en una casa rural o un lugar donde saciar el apetito, en este pueblo también puede dar buena cuenta de ellos. Cinco son los restaurantes repartidos por la localidad, en los que uno de los platos estrella, además de la carne que es de una óptima calidad, son los judiones. Jesús Montejo, responsable de la oficina de turismo, cuenta que existe un proyecto para conseguir que esta legumbre tenga su propia denominación de origen. “Hay muchas especies de judiones en Montejo que son exquisitas y de la mejor calidad. Estamos luchando porque se le conceda la denominación de origen, pero tiene que haber una producción anual de 5.000 kilos y nos queda un poco fuera del alcance. Aun así, no hay duda de que probarlos es tarea obligada si alguien nos visita”, asegura. 

Tierra de hadas y duendes

Existe una leyenda sobre el hayedo de Montejo, que invita a dejar volar la imaginación. Los abuelos les contaban a sus nietos que este bosque estaba habitado por hadas y duendes a los que les gustaba engatusar a los visitantes con carias y canciones. Cuando estaban ensimismados, los llevaban a sus guaridas y allí los convertían en animales para que el bosque tuviese cada vez más habitantes.

Según la historia, Montejo de la Sierra compró el hayedo a un noble de Sepúlveda en 1460. Años más tarde, la propiedad levantó alguna polémica porque los señores de Buitrago, que poseían muchos terrenos, reclamaban estas tierras como suyas. Al final, Carlos I dejó bien claro que pertenecía a la localidad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Mai Montero
Es editora de portada en el equipo digital de EL PAÍS y escribe reportajes para otras secciones. Antes trabajó en otros medios como Periódico Magisterio, especializado en educación, y en Cambio16. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo de EL PAÍS, actualmente cursa el Grado de Derecho en la UNED.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_