Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carabanchel, territorio creativo

El diseñador Moisés Nieto o la modelo Laura Ponte tienen su cuartel general en sendas naves del barrio alejado del centro

El diseñador Moisés Nieto, instalado este mes de agosto en Carabanchel para preparar su nueva colección.
El diseñador Moisés Nieto, instalado este mes de agosto en Carabanchel para preparar su nueva colección.

La moda parece confeccionada para pasearse por enclaves excelsos, de techos altos y con olor a neroli. Chanel tiene como enclave fetiche para mostrar sus colecciones el Grand Palais parisino y Loewe presentó su última colección en la Sede de la Unesco en París entre murales de Miró. Pero, ¿dónde se preparan las colecciones? ¿Dónde se trabaja duro para que dos veces al año todo parezca nuevo y reluciente? Urgel, en el castizo barrio de Carabanchel, es el lugar elegido por reconocido diseñador Moisés Nieto —que ganó el galardón L’Oréal París a la mejor colección de EGO en 2012 y al año siguiente entró a formar parte de la pasarela oficial de la Mercedes-Benz Madrid Fashion Week—. No es el único. La creatividad fluye en el extrarradio; una zona que se ha convertido en territorio idóneo para creativos y artistas de diferente índole.

“El mes de agosto lo paso en Urgel, trabajando en mi siguiente colección que está inspirada por los deportes de elite y en los deportistas que se pasan años preparándose físicamente para luego dirimir la marca en unos minutos o segundos”, cuenta Nieto, que presenta su próxima colección el 16 de septiembre en la Madrid Fashion Week. Una colección en código sport que desfilará en la próxima semana de la moda madrileña en Ifema y rodeada de glamur. “Los asistentes al desfile se pierden los cinco o seis meses de trabajo duro que lleva cada colección”, apunta el diseñador”, “y que en mi caso se desarrolla en esta nave de Carabanchel”.

¿Qué hace un diseñador como tú en un barrio como este? Algunos lo llaman gentrificación —vocablo inglés que describe la elegantización de los barrios y el cambio del perfil de sus vecinos expulsando a los pobladores originales—, pero las cuestiones económicas lideran la toma de decisiones para diseñadores, que aún habiendo ganado este año el codiciado premio Who´s on Next de Vogue —dotado con 100.000 euros—, como es el caso de Nieto, tienen que sortear barreras altas, casi de deportista de elite. “Además del precio de los locales y las ganas de salirme del circuito habitual de la moda, me animó el hecho de que ya exista una escena de creativos fuera de la almnendra central”, cuenta el diseñador. Pone como ejemplo la nave que Laura Ponte tiene junto a varias socias y la actividad que allí desarrollan: “Eso me animó a tomar la decisión. Los menús al mediodía por 7 euros también”, bromea Nieto.

En 2014, la modelo Laura Ponte unió fuerzas junto a otras cuatro socias para montar Urg3l, una nave industrial de 800 metros cuadrados donde se practica el coworking; se presentan exposiciones y diseñan joyas. “Lo que nos movió a trasladarnos fue entender la ciudad que es Madrid hoy, cómo ha crecido, lo multicultural que es y el pulso que sostiene con barrios tan castizos como Carabanchel”, explica Laura Ponte. “Esa barrera mental que parece no permite salirse del centro para crear me parece una paletada. Aquí hay músicos y pintores que llevan trabajando desde hace años, nos hemos encontrado con gente muy generosa y con ganas de hacer barrio”, apunta Ponte, que encuentra en Carabanchel un lugar ideal y barato para dejar fluir la creatividad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram