Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición pide la comparecencia de Bassa por los abusos a menores tutelados

11 de los 80 adolescentes identificados estaban bajo la custodia de la Generalitat

La oposición —Ciutadans, PP, PSC y Catalunya Sí que es Pot— pidió este jueves en bloque que la consellera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Dolors Bassa, comparezca en el Parlament por el caso de los menores tutelados por la Generalitat que acabaron siendo captados por un ciudadano francés que producía y distribuía pornografía infantil a todo el mundo. “Resulta muy preocupante”, criticó el diputado socialista Ferran Pedret. Desde la DGAIA, se remiten a la información divulgada por los Mossos d’Esquadra. 11 de los 80 adolescentes de entre 12 y 17 años estaban a cargo de la Generalitat, aunque en la actualidad solo 6 siguen siendo menores, según fuentes del caso. Fue precisamente la denuncia de una técnica de la DGAIA de Tortosa la que destapó el caso de abusos.

La petición de los partidos políticos se suma a la investigación que abrió el miércoles el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, para conocer cómo se pudo llegar a la situación de que los menores subiesen al piso del productor de pornografía infantil. Allí supuestamente a cambio de dinero, o bien bajo los efectos del alcohol y las drogas, mantenían relaciones sexuales y eran grabados. Los Mossos d’Esquadra detuvieron entre mayo y julio de este año a siete personas —cuatro de ellas con antecedentes por los mismos hechos— que ingresaron en prisión por orden del juez.

La diputada de Ciutadans Sonia Sierra pidió “responsabilidad y máxima transparencia” a la Generalitat en un caso que afecta “a la dignidad e integridad de menores de edad en Cataluña acogidos o tutelados por la Generalitat”. Sierra apuntó también que esos adolescentes “se han visto sometido a abusos durante años”. Aunque en el caso de los menores de Tortosa, de donde parte la investigación, fueron detectados en 2015. El diputado socialista Pedret se sumó a las críticas, y señaló su incomprensión ante el hecho de que esa red de pornografía infantil “haya podido funcionar durante bastante tiempo”. Además de Bassa, pidió que acuda al Parlament el director general de la policía, Albert Batlle, el director de la DGAIA, Ricard Calvo, y el Síndic.

Desde el PP, Fernando Sánchez, pidió que se aclare “si ha habido algún tipo de negligencia” por parte de la DGAIA, que ha expresado su voluntad de personas como acusación particular en el caso. Catalunya Sí que es Pot y el PP coincidieron además en pedir que se revisen los protocolos de protección de menores en situación de vulnerabilidad para que no vuelva a pasar algo así.

No es la primera vez que la DGAIA esté en la picota por la tutela de menores. El pederasta confeso de Castelldans, David Donet, condenado a 51 años de cárcel, abusó durante años de niños tutelados por la Generalitat sin que nadie se percatase. También hay menores tutelados entre los jóvenes que inhalan disolvente y que se les puede ver en el conocido como Forat de la Vergonya, en el centro de Barcelona. Adolescentes que rozan la mayoría de edad (entre 16 y 18 años) que pasan el día en la calle, drogados, y que cometen pequeños hurtos.

Se trata en ocasiones de menores de entornos marginales y desestructurados, que están ingresados en centros abiertos de la Generalitat. Muchos de ellos se escapan.

En la red desarticulada por Mossos ninguno de los menores ha presentado denuncia, y algunas de las víctimas se han convertido, ya siendo mayores de edad, a su vez en abusadores. Fuentes policiales señalan la tremenda complejidad de poder actuar sobre estos jóvenes.

Más información