Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las estatuas del Born dividen a los grupos de memoria

Expresos antifranquistas apoyan la muestra y la Amical de Mauthausen la critica

Simulación del proyecto museístico en El Born.
Simulación del proyecto museístico en El Born.

Como una mancha de aceite, la polémica por la inclusión de dos estatuas franquistas en la futura exposición Franco. Victoria. República. Impunidad y Espacio urbano que el Ayuntamiento de Barcelona inaugurará el 14 de octubre en el Born ha sobrepasado ya el cuadrilátero político y se ha expandido a la esfera de las asociaciones de memoria histórica.

La primera en pronunciarse ha sido la Amical de Mauthausen, que agrupa a víctimas del nazismo, lamentando la iniciativa. “En un país de desmemoria histórica no se puede volver a poner la estatua de Franco en la calle; para no olvidar, primero se han de reconocer culpabilidades y desterrar fosas y después ya haremos otras cosas”, dice Enric Garriga, presidente de la entidad, cuyo Twitter lanzaba el miércoles: “Pedimos a Ada Colau que no coloque estatuas franquistas en el Born. Justicia, memoria y reparación antes que nada”.

Que existan ayuntamientos que no han retirado de sus calles simbología franquista es otro argumento de Garriga: “No se ha hecho suficiente petición de perdón y reconocimiento de culpabilidad de la represión franquista”.

Una posición y un discurso antitéticos son los que sostuvo ayer la Associació Catalana d’Expresos Polítics del Franquisme, “saludando” la muestra y rechazando que la presencia de la escultura ecuestre de Franco (que estuvo en Montjuïc) y la de La Victoria (a los pies del obelisco de la Diagonal) constituyan una apología de la dictadura y, por tanto, un insulto a sus víctimas, afirma en un comunicado.

La asociación considera “inaceptable que otros hablen en nuestro nombre, o de las víctimas en general erigiéndose en intérpretes de nuestros sentimientos, vivencias y deseos”. Y remarcan que con lo anunciado sobre la muestra “no nos consideramos insultados ni maltratados”. También creen que la exposición “ayudará a establecer un diálogo con nuestro pasado colectivo” y que los pronunciamientos en contra “son prematuros: no creemos que el Ayuntamiento tenga la intención de hacer un homenaje al franquismo”.

En un último punto, celebran “la apertura del Born más allá de 1714; es un ágora de todos” y esperan que acoja “otros momentos relevantes de nuestra historia”. Al texto se han adherido Amical Antics Guerrillers Espanyols a França, Memorial Democràtic dels Treballadors i Treballadores de SEAT, Fundació l’Alternativa, Fundació Cipriano García y L’Aurora.