Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un brujo africano por estafar 32.000 euros a una jubilada

El chaman convenció a la mujer de que podía curar, con sus rituales, la diabetes de su hija

Los Mossos d’Esquadra han detenido a un chamán africano acusado de haber estafado, al menos, 32.000 euros a una mujer a la que aseguró que podía curar la diabetes que sufre su hija. Días antes de Semana Santa, una mujer española de 65 años se topó con el supuesto brujo, de 25 años y nacionalidad guineana, en la boca de un metro. El individuo estaba repartiendo papeles donde ofrecía sus servicios como sanador. La mujer le dijo que su hija sufría diabetes y el brujo le aseguró que podía curarla. A partir de entonces, empezaron a quedar por teléfono. El chamán ordenó a la mujer que no dijera a nadie nada mientras él iba realizando rituales. Le aseguró que si decía algo los rituales no funcionan.

Era tal el grado de presión que efectuaba el acusado sobre la víctima que incluso la amenazaba diciéndole que le estaba vigilando, le obligó a borrar todos los contactos del móvil y las conversaciones de whatsapp con sus hijos y amigas. Le obligó a dejar de consumir todo tipo de medicamentos que necesitaba por prescripción facultativa.

Según los agentes próximos a la investigación, el tipo quería apartarla de la familia, desestabilizarla y convertirse en la única persona que podía ayudarle. La víctima llegó a abonar al individuo 32.000 euros. Se quedó sin ahorros y pidió un préstamo de 24.000 euros al banco. Se lo denegaron. Desesperada, solicitó 4.000 euros a una vecina.

Los hijos de la víctima acabaron enterándose de lo que estaba pasando gracias a dos vecinos. Denunciaron los hechos en comisaría y en la misma dependencia policial encendieron el móvil de su madre y enviaron un mensaje al chaman haciéndose pasar por la víctima. Quedaron para una supuesta cita en el domicilio de su madre el pasado 28 de julio.

El chamán fue al domicilio, no encontró a nadie y se marchó. Fuera le esperaban los agentes que le detuvieron en el barrio de la Verneda i la Pau de Barcelona. En la casa del brujo encontraron el dinero estafado. El pasado 30 de julio, el brujo paso a disposición judicial y el juez decretó su libertad con cargos. Le acusan de un delito de estafa.