Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ribó alerta de la exclusión sanitaria que sufren niños extranjeros

El Síndic insta a Salud a controlar y penalizar a los centros que impidan a los menores el acceso gratuito a la sanidad

Inmigrantes en la sala de espera de un centro médico
Inmigrantes en la sala de espera de un centro médico

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, apremió ayer al Departamento de Salud a acabar con los “obstáculos” burocráticos que impiden a algunos niños extranjeros acceder al sistema sanitario. Ribó alertó que, según la ONG SOS Racisme y la plataforma por una Atención Sanitaria Universal en Cataluña (Pasucat), hay “casos en que se solicita a los menores acreditaciones que no tienen y que la normativa no requiere”. La norma estatal que eliminó en 2012 el acceso universal a la sanidad al ligar el derecho a la asistencia a las rentas de trabajo (esto es, a estar asegurado en el Instituto Nacional de la Seguridad Social) dejó fuera del sistema a las personas en situación irregular, excepto en tres casos: urgencias, mujeres embarazadas y menores de edad.

Aunque Salud flexibilizó esta normativa, las entidades sociales siguen alertando de que los casos de exclusión sanitaria no cesan. El problema está en la condición del empadronamiento, un documento difícil de gestionar para colectivos vulnerables “que no pueden acreditar dónde viven porque están en una casa subarrendada, okupada, en la calle o en una chavola”, indican los activistas. Según la última instrucción del Departamento, es necesario estar empadronado para acceder a atención primaria y, para acudir el especialista, es preciso pasar un período de carencia de tres meses desde la gestión administrativa.

Ni siquiera la promesa del nuevo consejero de Salud, Toni Comín, de desplegar una Ley propia de acceso universal, ha calmado los ánimos entre las entidades sociales. El titular del Departamento prevé mantener la condición del padrón para "evitar el turismo sanitario" pero quiere elimiar la carencia de tres meses. "La diferencia con respecto a la instrucción que hay ahora es que el acceso a toda la cartera de servicios es desde el principio, desde que te empadronas. Y a la gente que no está empadronada, se les atenderá igual, pero se pasará su caso a los servicios sociales para que le ayuden a tramitar su empadronamiento", justificó ayer Comín.

Las entidades sociales, sin embargo, recelan de que esta Ley permita cubrir a toda la población. "En los servicios sociales hay un embudo, sobre todo si no eres usuario habitual. Y la barrera del padrón es muy dura, deja a mucha gente fuera. La gente sin hogar, que vive en la calle, es la que más problemas de salud tiene por sus condiciones de vida y son los más problemáticos para acceder al sistema", explica un portavoz de la Pasucat. La entidad señala que Salud ha rechazado su enmienda en el anteproyecto de Ley de retirar la condición del padrón. 

Ante los casos de exclusión sanitaria, el Síndic, por su parte, emplazó a Salud a crear una campaña informativa que subraye el derecho de todos los niños a la sanidad. "Las interpretaciones erróneas de las leyes y las recomendaciones e instrucciones de Salud han comportado malas prácticas administrativas", denunció Ribó. El Defensor del Pueblo catalán instó también al Departamento a poner en marcha "mecanismos de control y penalización respecto del incumplimiento" de los derechos de los menores. "En caso de que no se haya garantizado la atención o se haya facturado o cobrado servicios garantizados por el sistema de salud, la Administración ha de aplicar las medidas oportunas", indicó. 

Más información