El 58% de los jóvenes catalanes reducen sus gastos en consumo cultural

Un informe señala la crisis económica y la tecnología como motivos del descenso

Los jóvenes catalanes han reducido los gastos respecto al consumo cultural desde el 2012, año en el que se contrajo la economía del hogar y de las administraciones públicas a causa de la crisis: Pero no ha descendido su interés por la cultura. O así lo deja entrever el informe La participación cultural de la juventud catalana: 2001-2015, donde se constata que el 58% de los jóvenes han dejado las prácticas culturales que supongan una inversión económica, mientras que un 65% ha afirmado que utiliza internet para tener acceso a la cultura de forma gratuita.

 “Se trata de una reducción asimétrica, ya que por un lado disminuye el gasto en la cultura, pero por otro aumenta su consumo en el mundo digital, algo que avanza de una manera imparable”, explica el autor del estudio, Antonio Ariño, sociólogo y vicerrector de la Universidad de Valencia. Los avances de este informe, realizado junto al profesor Ramón Llopis, muestran que la participación había aumentado en todos los sectores hasta el año de incidencia de la crisis y el motivo principal de aquellos que no disfrutaban de la cultura era el desinterés, que actualmente se ha sustituido por el del precio. “La gran recesión ha impactado en todos los ámbitos, especialmente en aquellas actividades culturales que comporten desplazamientos, gastos extra o compras influidas por la subida del IVA cultural al 21%”, resalta Ariño. Además, el 60% de la población juvenil actual ha reconocido dedicar más de dos horas diarias a navegar por internet.

Otro dato relevante es que el 92% de los jóvenes usuarios consumieron cultura en 2014 mediante el teléfono móvil, superando los datos de 2013 en cuanto al 84% de jóvenes que preferían la televisión y desbancando claramente al 63% de los usuarios que utilizaban el ordenador para ese fin. Ello ha perjudicado a determinadas prácticas, como las artes escénicas. Ariño resalta el peso de las nuevas tecnologías de la comunicación durante estos dos últimos años, que cree que ha generado una “cultura del tránsito”, nueva etapa “sin modelo económico claro”.

El estudio, sobre jóvenes de 15 a 30 años, también analiza su percepción de la cultura. Aunque la entienden de una manera más amplia, los resultados han demostrado que no existe una brecha generacional. Además, el 21% ha leído por placer más de cinco libros en el último año, frente al 16% de los adultos. Los resultados confirman que las clases sociales bajas no tienen acceso a ofertas culturales; “el reto es hallarles un espacio dentro de la cultura”, apunta Ariño.

El informe ha sido elaborado a petición del Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes (CoNCA) y con la colaboración de la Dirección General de Juventud, que anuncia acuerdos con las consejerías de Cultura y Trabajo, Asuntos Sociales y Familia. El informe estará completo en septiembre en la web del CoNCA.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS