Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía evita recurrir la condena a Messi por fraude a Hacienda

El ministerio público abogó en el juicio por exculpar al jugador, que ahora queda a expensas del recurso de sus abogados

El abogado de Messi, Enrique Bacigalupo, a la derecha entrando a la Audiencia.
El abogado de Messi, Enrique Bacigalupo, a la derecha entrando a la Audiencia. EL PAÍS

La Fiscalía apostó por que Leo Messi fuera exculpado de fraude fiscal. Ahora que el delantero del Barça ha sido condenado sin embargo, no va a salir en su apoyo. El ministerio público ha decidido que no va a recurrir la sentencia que, hace una semana, condenó al jugador a 21 meses de cárcel por defraudar 4,1 millones de euros. La decisión supone un cambio de estrategia de la fiscalía y deja al jugador a expensas solamente del recursos que, con toda seguridad, presentarán sus abogados ante el Tribunal Supremo para librarle de la pena.

Messi fue condenado a la pena de prisión y al pago de una multa de dos millones de euros junto a su padre, Jorge Horacio, por crear una estructura de empresas en paraísos fiscales para ocultar los ingresos que obtenía el jugador por la explotación de sus derechos de imagen. La sentencia condenó al delantero azulgrana por "ignorancia deliberada": aunque quizá no conocía los detalles del entramado para eludir el pago de impuestos, Messi es responsable porque no hizo lo más mínimo por saber cómo se gestionaban sus tributos, según la sentencia.

Messi, sin problemas con el Barcelona

JUAN I. IRIGOYEN

Durante el juicio a Leo Messi y a su padre, Jorge Horacio, por fraude fiscal en la Audiencia Provincial, Josep Vives, portavoz del FC Barcelona, estuvo presente para mostrarle al delantero argentino el apoyo del club. La semana pasada, nada más conocerse la condena de 21 meses de prisión para Messi y su padre, desde el Barça enseguida se pusieron en contacto con el rosarino, otra vez con el mismo cometido: enseñarle a Messi que estaba respaldado por el Barcelona.

Messi agradeció el gesto y, según pudo averiguar El PAÍS, el futbolista rosarino no está enfadado con el Barça ni le causó ningún resquemor el trato que el club tuvo con él y con su familia durante el juicio y una vez conocida la sentencia.

El caso Messi arrancó hace ahora tres años, precisamente con una querella de la Fiscalía a raíz de los informes de la Agencia Tributaria. La fiscal Raquel Amado acusó inicialmente al jugador y a su padre por tres delitos de fraude a Hacienda, cometidos entre 2007 y 2009. La estrategia de quien entonces era abogado de Messi, el penalista Cristóbal Martell, pasó por devolver las cuotas defraudadas a Hacienda y tratar de llegar a un acuerdo con la fiscalía y la Abogacía del Estado, que defiende los intereses de la Agencia Tributaria. El pacto pasaba por dejar exculpar al jugador y descargar toda la responsabilidad en su padre. La Fiscalía se abonó a esa tesis; la Abogacía del Estado, no, por lo que hubo que ir a juicio.

En la vista, la Fiscalía defendió que Messi debía ser exculpado porque ignoraba el más mínimo detalle sobre la gestión de su patrimonio y se dedicaba exclusivamente a jugar a fútbol. Su padre, según esa tesis, fue el único de los dos que conoció (y diseñó) el entramado para defraudar al fisco. La única acusación contra el jugador la ejercía el abogado del Estado, que convenció al tribunal y logró que el tribunal condenara al delantero argentino.

Los argumentos de la sentencia, dictada por la Audiencia de Barcelona, han llevado ahora a la Fiscalía a cambiar de rumbo. Pese a que mantuvo hasta el final del juicio que debía exculparse al jugador, ahora ha decidido no presentar recurso contra la sentencia ante el Tribunal Supremo.

Más información