Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia da carpetazo a la denuncia por acoso sexual contra el alcalde de Catoira

El tribunal no ve motivos para encausar al socialista Alberto García, que fue denunciado por una exconcejal de su equipo de gobierno

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha archivado la denuncia por acoso sexual que presentó en 2015 la exconcejala y responsable del Servizo de Benestar e Igualdade de Catoira, Ana Pérez, contra el alcalde de este municipio, el socialista Alberto García. La Sala confirma el auto de archivo del juzgado instructor de Vilagarcía de mayo pasado, que fue recurrido por la demandante, y concluye que “no hay motivos para seguir con el procedimiento penal”.

Después de un año de investigaciones, el juzgado arousano acordó cerrar las diligencias al no apreciar indicios de delito ni elementos objetivos para encausar al regidor. El auto subraya que la parte demandante no ha podido acreditar su versión de que sufrió acoso laboral y sexual durante los cuatro años (entre 2007 y 2011) que la concejala formó parte del equipo de gobierno. La acusación atribuía a García hasta siete delitos.

En el auto de archivo de la Audiencia añade que “no existe ni el más mínimo indicio” de que los hechos denunciados en realidad hubieran ocurrido”, dando carpetazo a un proceso que el alcalde de Catoira había calificado de “estrategia y venganza política” para desprestigiarlo. El socialista descartó dimitir aunque sí solicitó la baja cautelar como militante del PSOE mientras el juzgado no se pronunciase.

Uno de los argumentos esgrimidos por García fue el hecho de que la defensa de la exconcejala, que había participado en la campaña de las ultimas elecciones municipales, la ejerciera el letrado Martín Serantes Álvarez, un hombre de la órbita del expresidente de la Diputación Rafael Louzán para el que también ha trabajado como abogado.

El dictamen judicial ha sido contundente cuando se refiere a la falta de elementos objetivos de la denuncia de la que extrae numerosas contradicciones y la falta de congruencia de los testigos de la acusación. El auto de archivo también hace referencia a la ausencia de indicios o partes médicos que acreditasen las supuestas agresiones físicas y sexuales denunciadas.

Para el político socialista acaba así “un año de persecución personal de sus adversarios políticos” después de tres décadas consiguiendo la reelección al frente del Ayuntamiento. Se ha mostrado satisfecho de que la Justicia hubiera actuado con rapidez en un asunto tan delicado, y ha asegurado haber estado convencido de que el juzgado le daría la razón. "Todo esto era un cúmulo de fantasías y falsedades motivadas por un propósito de venganza porque no creamos una plaza fija para la persona que me denunció”, ha afirmado Alberto García.

El alcalde ha anunciado que responderá con acciones judiciales a la denuncia de Ana Pérez Santos por los daños y perjuicios morales que le ha causado y ha insistido en que es “infundada y malintencionada”. García subraya que el tiempo le ha dado la razón “porque todo fue una intoxicación y un despropósito absurdo de alguien que se dejó manipular”.