Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra se refuerza y confirma su hegemonía en el independentismo

El partido recorta distancia en votos con En Comú Podem y le gana a CDC en Girona y Lleida

Gabriel Rufián (c), Oriol Junqueras (2d) y Joan Tardá.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) volvió ayer a batir su récord en unas elecciones generales: 628.492 y nueve escaños con el 99,8% del recuento. El partido celebró el incremento de dos puntos de apoyos que le sitúan como fuerza líder del independentismo. A pesar de que el hito ya lo había superado en las elecciones del 20-D, esta vez los republicanos cuentan con la subida de moral de recortar distancias respecto a En Comú Podem, el ganador, y ampliar la brecha frente a Convergència.

La conquista tiene más de simbólica que de grandes números reales. El partido no sumó el escaño que esperaba por las últimas encuestas y esto le dio un tono agridulce al ambiente del recuento en el icónico Born Centre Cultural, el lugar escogido por el partido independentista como cuartel de la noche electoral. Sin embargo, ERC sí fue el único partido en Cataluña que creció en votos —unos 10.000—, algo reseñable teniendo en cuenta el hundimiento de tres puntos de participación en el territorio catalán. La formación ya había triplicado sus apoyos en las pasadas elecciones pero el otro hecho importante es que por fin se convierte en la fuerza más votada en las provincias de mayor apoyo al independentismo: Girona y Lleida, quienes dieron la victoria a Convergència en las anteriores elecciones del 20 de diciembre.

ERC capta parte del voto de la CUP

ERC cree que ha podido aprovechar bien la situación y que ha conseguido el apoyo de los votantes de la CUP, que no se presenta a este tipo de comicios. El pasado viernes el exlíder anticapitalista David Fernández pidió el voto para ERC y el caso de las escuchas del ministro en funciones Jorge Fernández Díaz ha podido movilizar cierto voto independentista que estaba desencantado.

Los republicanos salen reforzados de la convocatoria ante la posibilidad sobre todo de un adelanto electoral en otoño si el presidente Carles Puigdemont no supera la cuestión de confianza que anunció tras el rechazo de la CUP a los presupuestos. A pesar de la superioridad, los dirigentes republicanos no quisieron abrir fisuras con sus socios y cerraron filas con el proyecto de Junts pel Sí. “Continuamos fieles al mandato del 27-S, convencidos de que el único cambio posible es la independencia”, añadió el presidente de ERC, Oriol Junqueras.

La victoria del PP en el conjunto del Estado dio alas a los líderes del partido para reforzar el discurso independentista y desinflar la posibilidad del Estado plurinacional que defiende Podemos y el referéndum de autodeterminación como solución a Cataluña: “El único cambio posible se llama república catalana”, insistieron tanto Junqueras como el cabeza de lista, Gabriel Rufián. ERC fijó desde el primer día de campaña a En Comú Podem como contrincante y por eso Rufián les interpeló ayer directamente. “Volvemos, desde el afecto, a llamar a los compañeros a que se sumen al verdadero cambio: Sois muy bienvenidos a la República Catalana”, exclamó Rufián entre gritos de ¡Independencia! de una treintena de miembros del comité de campaña.