El fiscal retira la acusación a Escarp por delito urbanístico

La acusación pública asegura que el caso debía haberse archivado

La diputada socialista Assumpta Escarp.
La diputada socialista Assumpta Escarp.Europa Press

El Ministerio Fiscal retiró ayer la acusación por delito urbanístico contra la diputada socialista Assumpta Escarp, que estaba acusada de autorizar, de forma supuestamente ilegal, la construcción de un cuartel provisional de bomberos en el parque de Joan Miró en julio de 2009.

Hasta ayer, la Fiscalía solicitaba para la diputada una pena de ocho años de inhabilitación para ejercer cargo público y una multa de 6.000 euros. Tras el giro de última hora sólo pide la inhabilitación —por nueve años— la acusación particular.

El pasado miércoles, tras acabar la primera sesión del juicio, la Fiscalía elevó a definitivas las conclusiones provisionales en las que se solicitaba condenar a Escarp. Sin embargo, ayer la acusación pública retiraba los cargos contra todos los acusados. El propio fiscal admitió que el caso debía haberse archivado antes de haber llegado a juicio.

Los hechos se remontan a 2009 cuando el Hospital Clínic tenía previsto ampliar sus instalaciones y por ello derribó el cuartel de los bomberos de la calle de Provença. Se debía buscar un emplazamiento temporal para estas instalaciones hasta que terminaran las obras. El hospital tramitó la licencia y se acabó instalando un cuartel temporal en el parque Joan Miró. 

El pasado miércoles, Escarp defendió que cuando sucedieron los hechos ella era concejal del distrito del Eixample “con responsabilidades políticas, pero no técnicas”. Escarp negó haber “decidido si debía tramitarse una licencia de obras provisional o una licencia de obras mayores”. La diputada socialista admitió que sabía que el cuartel se instalaba en una zona verde, pero se escudó afirmando que la licencia fue firmada por el entonces primer teniente de alcalde, Carles Martí, que ejercía como alcalde accidental.

Los letrados de las defensas apuntaron ayer que Escarp se limitó a buscar el interés general, en beneficio de un servicio sanitario (el Hospital Clínico) y del de los Bomberos. Las defensas, que recordaron que también el juzgado de instrucción acordó archivar la causa en dos ocasiones, aunque finalmente se reabrió, alegaron que Escarp obró en este caso con “tranquilidad de consciencia” porque, aunque no firmó la resolución, ésta contaba con el aval de los servicios jurídicos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS