Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior pospone la apertura del CIE hasta después de las elecciones

El Centro de Internamiento de Extranjeros hacía seis meses que estaba en obras y tenía que reabrir el día 16

Protesta en el CIE de la Zona Franca.
Protesta en el CIE de la Zona Franca.

El Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zona Franca no reabrirá el próximo día 16 como estaba previsto. El Ministerio del Interior no tiene todavía una fecha definitiva, pero considera que lo mejor es posponerlo hasta después de las elecciones del próximo 26 de junio, según fuentes policiales consultadas por EL PAÍS. Interior atribuye el retraso a “algunos flecos” que todavía quedan por solucionar, según un portavoz del área, que dirige en funciones Jorge Fernández Díaz. Los grupos en contra del CIE, aglutinados en la plataforma Tanquem els CIE, han convocado una manifestación este martes a las siete de la tarde en la plaza de Urquinaona para exigir que el centro, que ha estado en obras seis meses, no vuelva a abrir.

El CIE de Zona franca cerró el noviembre pasado para hacer una remodelación y una mejora de las instalaciones y cumplir así con algunas de las exigencias de los juzgados que se encargan de su tutela. Estaba previsto que volviera a abrir en marzo, pero las obras se alargaron. Ahora, apenas 10 días antes de las elecciones, el Ministerio tenía previsto reabrirlo, a pesar de la oposición que tiene por parte de la mayoría de los partidos políticos catalanes. Podemos aboga directamente por su “erradicación”.

Durante seis meses, Barcelona ha funcionado sin CIE. El Ministerio aceleró la expulsión de algunos de los internos, y repartió el resto entre Valencia, Madrid y Murcia. Las entidades en contra consideran que si durante medio año Barcelona ha podido salir adelante sin CIE, podría prescindir para siempre de él. “Lo que se ha visto es que la policía ha dejado de pedir internamientos y los juzgados no los han acordado. Y el resultado de eso es que no ha pasado nada, ha habido absoluta normalidad”, aseguró este lunes el abogado Andrés García Berrio, muy implicado en la lucha por el cierre del CIE. Y recordó que ya se clausuró en 2012 el de Málaga. El Centro carecía de la infraestructura necesaria, según dijo el Ministerio del Interior entonces.

Berrio añade que en el caso de personas que tienen una condena de prisión que se conmuta con la expulsión, podría esperar en la cárcel. Y el resto, adoptar medidas intermedias, como presentarse en las comisarías periódicamente. Aunque en todo caso, insiste en que es necesario un cambio en la gestión de los flujos inmigratorios.

Fuentes policiales niegan que se hayan dejado de pedir internamientos de los detenidos en situación irregular con antecedentes, e indican que han ingresado en otros centros, como el de Valencia. La reapertura conlleva que se informe a esos lugares para llevar a cabo de nuevo los traslados.

El Parlament de Cataluña, con el apoyo de todos los partidos menos el PP y Ciutadans, pidió al Ministerio que cerrara esta infraestructura, que consideraba sin sentido. La alcaldesa Ada Colau también encabezó una campaña en contra de los CIE, seguida de otros ayuntamientos como el del Prat de Llobregat. El consejero de Justicia, Carles Mundó, hizo llegar al ministro Fernández Díaz una carta donde expresaba la postura del Gobierno catalán, también en contra. El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, y la síndica de Barcelona, Assumpció Vila, se han posicionado a favor del cierre definitivo.