Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmantelada una banda que robaba camiones y los enviaba a Siria e Irak

El grupo está acusado de sustraer 25 por un valor de 2,5 millones de euros

Los efectos de la globalización son conocidos y totales. "¿Pero qué pasa si a una persona que pone una denuncia por el robo de su camión le decimos que está en Siria?", razona el inspector de los Mossos Toni Rodríguez. Lo más probable es que no les crea, pero eso es precisamente lo que hacía una banda desarticulada por los Mossos d'Esquadra especializada en robar camiones, grúas u hormigoneras y enviarlas a zonas de conflicto como Irak, Siria, Irán, Pakistán o Libia. Lugares donde hay una demanda de esa maquinaria, pero no una manera fácil de conseguirla. "Entonces aparece el crimen organizado, que es quien provee", ha explicado en rueda de prensa el jefe del Área Central de Crimen Organizado de la policía catalana. A pesar de eso, los Mossos no han podido acreditar quienes son los clientes últimos de los siete detenidos, que han ingresado en prisión.

El supuesto jefe del grupo, un ciudadano británico, apodado El Señor, era quien viajaba por Europa y conseguía los clientes. "Se movía fuera, podía estar en Alemania, en Turquía o en Holanda. No vivía en domicilios fijos. Podían dormir en Granollers dos noches, en Girona dos más, y luego trasladarse a Lleida", ha contado el inspector, que ha admitido que les ha costado mucho "ubicar los espacios". Dos ciudadanos italianos controlaban la estructura a nivel medio, y el resto del grupo materializaba el robo.

Además, hay dos chóferes identificados y dos más detenidos fuera de las fronteras españolas, que eran quienes conducían los camiones. Algunos de ellos tenían una implicación parcial, y conducían los vehículos ya blanqueados, con documentación aparentemente legal. Otros, volaban directamente desde Turquía a España, eran alojados en hoteles o hostales por la organización, y luego hacían el traslado. "Suponemos que algún conocimiento de que eran camiones robados tenían", ha asegurado Rodríguez. Por los trayectos cobraban más de 1.000 euros. 

En una investigación que ha durado tres meses, los Mossos han recuperado 25 camiones y siete remolques robados en Cataluña. Pero sospechan que pueden tratarse de muchísimos más, puesto que uno de los chóferes detenidos aseguró que eran entre 40 y 50 las personas dedicadas a esos traslados. La policía catalana calcula que han ganado unos 2,5 millones de euros con la reventa de esos coches, pero desconoce cuál es el destino final de ese dinero.

Formalmente, la investigación arranca en enero de 2016, cuando se denuncia un robo de un camión en Molins de Rei, en Barcelona. El juzgado de instrucción 8 de Gavà abre una investigación para dar con la banda, que la policía catalana calcula que operaba desde mediados de 2015, y que estaba generando una gran preocupación y alarma en el sector. Cometían una media de cuatro robos al mes.

El modus operandi era siempre el mismo. Algunos miembros de la organización buscaban vehículos durante el día. Después, en horario nocturno, un par de hombres accedían al recinto y los robaban. La sustracción se producía en fin de semana para que los propietarios tardaran en conocer el robo, lo que permitía a la banda criminal huir con el vehículo. Los ladrones actuaron en alguna ocasión de manera temeraria, lanzándose a la carretera con el camión en marcha ante la posibilidad de ser detenidos, o incluso sobre la propia patrulla policial, según ha contado el inspector.

Una vez sustraído lo trasladaban a un punto cercano donde cambiaba el conductor, por uno que no hubiera participado en el robo, y circulaban hasta otro país de la Unión Europea donde se entregaba a una tercera persona y se blanqueaba el camión para trasladarlo a su país de destino. Desde el punto del robo hasta la frontera francesa el camión iba siempre escoltado de otro vehículo y avisaba si había algún control policial.

No es la primera vez que la policía catalana detecta que se roba maquinaria en Cataluña para exportarlos a zonas en conflicto, o en situación de posguerra. En 2011, los Mossos detuvieron a 12 personas dedicadas a robar maquinaria de gran tonelaje y enviarlos al Pakistán por vía marítima. Se trataba de retroexcavadoras, motoniveladoras, cargadoras y otras grandes máquinas de obras en carreteras.