Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ánimo y a la arena, Cerdà”

Más de 60 documentos inéditos nutren la nueva plataforma y el futuro centro del creador de l'Eixample en Centelles que se abren hoy

“Ánimo pues y a la arena, pues todos tus amigos y conocidos saben que tienes sobrado talento". Eso es lo que escribe, el 30 de juliol de 1851, el banquero Josep Bosch i Mustich a su yerno, el entonces aun no demasiado conocido ingeniero Ildefonso Cerdà. Bosch i Mustic se revela, en esa y otras cartas y documentación, como gran mecenas en la sombra del famoso creador del modélico Plan de l'Eixample de Barcelona. Y es uno de los grandes hallazgos que permite la documentación, inédita hasta la fecha, que el Ayuntamiento de Centellas pone a partir de hoy al alcance de los estudiosos en el marco de la creación de la Plataforma Cerdà y el museo en el antiguo Más Cerdà, donde nació y vivió el ingeniero.

Esa es la provechosa manera como el consistorio de Centelles, con el apoyo de la Diputación de Barcelona, commemora los doscientos años del macimiento del singular urbanista. La Plataforma Cerdà dará acceso así a la documentación que conserva el archivo municipal para divulgar y fomentar la investigación sobre el ingeniero. La información es suculenta porque hace años que ese archivo municipal recoge y clasifica documentación sobre Cerdà, pero desde mayo de 2012 goza de auténticas joyas cuando un australiano, Geoff Tweeddale, se presentó en Centelles. Tweeddale se identificó como tataranieto de Edith, la hija de Pepita Cerdà i Bosch. De regreso a su país, empezó a enviar documentación desconocida al archivo del ayuntamiento, uno de los diversos centros donde se custodian los papeles del ingeniero.

La dispersión y lejanía del fondo Cerdà es resultado de que, a la muerte del ingeniero, en 1876, tres de sus hijas, a pesar de haber heredado el mas, se diseminaron por Inglaterra, Estados Unidos y Australia. Además, la madre, Clotilde Bosch, murió y fue enterrada en Belem do Parà, Brasil; y la hija Clotilde, arpista y compositora de renombre internacional, fue desheredada y residió, los últimos años de su vida, en Santa Cruz de Tenerife, donde está enterrada.

Entre el mayo de 2012 y junio de 2013, el pariente australiano hizo diversos envíos de material familiar. Entre otros, 16 pergaminos (el més antiguo, de 1221) y siete documentos en papel, que han debido ser restaurados. Entre la documentación más reciente, del XIX, hay las cartas que constatan las relaciones e impulso, desconocido hasta la fecha, que el suegro de Cerdà, Bosch i Mustich, dio al ingeniero, dando así continuidad a su obra.

También hay entre la novedosa documentación misivas de Clotilde Bosch i Carbonell, la esposa: amorosas algunas, informativas otras, sobre la salud de las hijas, y unas terceras que la muestran participando de los proyectos del propio ingeniero. Cartas, también, de los hermanos, cuñados y de algunas de las hijas. Asimismo, misivas de Ildefons Cerdà a su madre, Caterina Sunyer. Y, estirando el hilo cronológico, contratos matrimoniales, testamentos y otra documentación que remiten hasta el siglo XIII, todo transcrito. Así, la Plataforma Cerdà incluye ahora 158 entradas, con documentación gráfica y textual, 66 de las cuales son inéditas y que se pueden consultar en una página web www.espaicerda.cat.

El espacio virtual de la Plataforma se complementa con el proyecto del Espai Cerdà, que se instalará en el mas bajo la responsabilidad de Chávez. La actual propietaria de la finca, Arenas y Gravas Castellot, conocedora de su valor patrimonial y simbólico, ha realizado trabajos para su conservación. El Espai Cerdà se plantea ser el gran centro de difusión e interpretación de la figura del ingeniero en su propia casa natal.