Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CDC ya busca un candidato para rivalizar con Colau en 2019

Los convergentes todavía no se han recuperado de la derrota infligida por Barcelona en Comú

Faltan todavía tres años, pero en Convergència Democràtica se ha abierto el debate sobre quién debe ser el próximo alcaldable de la formación por Barcelona. El partido afrontará en julio dos cónclaves, en los que se llevará a cabo el proceso de refundación y la designación de las personas que dirigirán la nueva formación. La federación de Barcelona vivirá su nuevo proceso en septiembre, con diferentes corrientes intentando hacerse un hueco. Ese control del aparato puede ser determinante para controlar la designación del próximo candidato municipal, que se decidirá en unas primarias en 2017, con el tiempo necesario para que el cabeza de lista pueda proyectar su imagen.

Joaquim Forn a l'Ajuntament de Barcelona.
Joaquim Forn a l'Ajuntament de Barcelona.

Ni la fotografía del partido ni la del ayuntamiento serán las mismas. Xavier Trias logró arrebatar en 2011 la alcaldía a la izquierda tras más de tres décadas de hegemonía del PSC. Pero tras solo un mandato, la irrupción de la activista Ada Colau le apartó del poder por solo 17.000 votos. Los convergentes todavía no se han recuperado de la derrota infligida por Barcelona en Comú.

Hasta la victoria de Trias, la obsesión de Convergència fue lo que llamaban “el territorio”, “el país”. Barcelona era un segundo plato y los candidatos siempre eran veteranos del partido. Hasta que Trias aguantó en la oposición, esperó y ganó. Ahora los convergentes ya tienen terreno abonado en Barcelona y, en cambio, han perdido la hegemonía que tuvieron en la Generalitat, diluidos en Junts pel Sí. Existe la creencia en el partido de que quien asuma el reto de alcanzar la alcaldía debe ser una persona paciente, que esté dispuesto a una travesía en el desierto de cuatro e incluso ocho años. Estos son los nombres que se barajan en el entorno de CDC.

Joaquim Forn. Ungido como su sucesor en enero por Trias, que defiende que su sucesor debe salir del grupo municipal. Forn fue su portavoz del gobierno y primer teniente de alcalde. Se le valora su capacidad de gestión y el pasado miércoles, recibió el testigo oficialmente durante la conferencia en la que valoró el primer año de gestión de Colau. Su tono fue claramente electoralista y ganará peso en el grupo municipal. La presencia de excesivas candidaturas le desmotivarían para pugnar por encabezar la lista.

Jaume Ciurana. Hoy integrado en el equipo de Trias, fue el concejal de Cultura durante el mandato de CiU. Si hace un tiempo se autodescartaba para el puesto de alcaldable, ahora lo ve con otros ojos. Con todo, ve prematuro hablar de la cuestión antes de los congresos que afronta el partido y considera que la mejor salida es un nuevo espacio político, se llame como se llame, y apuesta por el espacio central en el eje político.

Mercè Homs. Es otra de las potenciales candidatas que conoce bien la federación de Barcelona, porque la ha trabajado. Quiere desempeñar un papel determinante en la federación que salga del congreso de septiembre y por ello lidera el movimiento Moment Barcelona. Según fuentes del partido, en su contra está su juventud, su escasa popularidad en Barcelona e incluso que ella prefiere jugar un rol de partido antes que institucional. Ser hermana del candidato de CDC para el 26-J y hombre del aparato de CDC, Francesc Homs, le ofrece pros y contras.

Teresa Pitarch. Es otra de las personas que quiere jugar un papel determinante en la dirección de la próxima federación de Barcelona, pero se desconoce si ella misma puede lanzar su nombre a las primarias. Lidera la plataforma Nova Barcelona, que tiene el apoyo también del exconsejero Germà Gordó, que aspira a la secretaría general de CDC.

Santi Vila. El consejero de Cultura es una de las personas ajenas a la federación barcelonesa que suenan más para ser un posible alcaldable. Dispone de proyección pública, cultura municipal (fue alcalde de Figueres), capacidad de generar consensos entre intereses contrapuestos y tiene ambición política. Asegura que no es el momento de hablar de candidaturas, pero no niega que pueda ser su objetivo. Estuvo en la conferencia de Joaquim Forn.

Neus Munté. Su perfil es, para muchos, el mejor para contrarrestar a Colau. Mujer, con cierta proyección como portavoz del Gobierno catalán y exdirigente sindical (UGT) con perfil social. Su nombre gusta pero fuentes de su entorno señalan que ella no tiene intención de optar, sobre todo porque no tiene experiencia en el ámbito municipal.[APARTADO]

Ferran Mascarell. Exedil, exconsejero y exsocialista, el actual delegado de la Generalitat en Madrid es una figura popular y de prestigio, y continúa representando el amplio espacio de centro que quiere jugar CDC. Su edad (64) puede ser, para algunos, un impedimento.