Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de los Mossos se abre a indagar más el ‘caso Quintana’

Josep Lluís Trapero admite que no tienen pistas sólidas sobre el autor del disparo que mutiló a la mujer

Ester Quintana
Ester Quintana tras conocerse la sentencia que exculpa a los Mossos que le segaron un ojo.

El comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, admitió ayer que la policía sigue sin saber quién disparó a Ester Quintana. Tras la sentencia que absolvió a dos agentes de la Brigada Móvil de un delito de lesiones, Trapero se mostró dispuesto a abrir “otra vía de investigación” para dar con el agente que, con su disparo, reventó el ojo izquierdo de la mujer durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012. Eso sí, la policía no buscará nuevas pruebas de oficio, sino que indagará si “aparecen” nuevos indicios.

Trapero admitió, en una entrevista en Catalunya Ràdio, que el caso Quintana empezó mal. La sentencia, dada a conocer la semana pasada, reprocha al Departamento de Interior que, en un primer momento, descartara con rotundidad que la mujer fuera herida por un proyectil policial. Los hechos han demostrado que fue así, aunque los magistrados no han podido concluir con absoluta certeza que los dos mossos acusados de disparar una pelota de goma hirieran a Quintana. El comisario jefe asumió también esa tesis y admitió que la investigación del caso “nació mal” porque, llevada por las prisas, la policía dio al juez información “no precisa”. Y lamentó que los mandos policiales no tuvieran “el suficiente coraje para decir al político: no estamos en disposición de dar información fiable”.

El comisario reprochó que, cuando recabaron más pistas sobre lo ocurrido, el juez de instrucción no las asumió. Al final de la instrucción, los Mossos le informaron de que los miembros de una furgoneta (la Dragó 414) habían mentido sobre su posición en el paseo de Gràcia, donde ocurrieron los hechos. El informe, sin embargo, no concluía que el escopetero de esa furgoneta hubiera disparado un proyectil de precisión (foam) y herido a la mujer. Ésa sigue siendo la hipótesis a la que, veladamente, apuntan los Mossos. Aunque no disponen de pruebas que la avalen: solo una eventual “confesión” del agente o la declaración de alguno de sus compañeros permitiría abrir el melón y resolver el misterio.

Trapero ha dejado claro que Llorenç B. y Eduard C., los dos mossos absueltos, “no fueron” los responsables del disparo. Y admitió que, dentro del cuerpo, hay agentes —en alusión a la Dragó 414— que no han dicho “toda la verdad”. El secretario general del Sindicato de Mandos de los Mossos, Jordi Dalmau, fue más allá en otra entrevista: afirmó que Quintana fue herida por un proyectil de precisión (foam) y lamentó que el autor “no ha salido”. “Alguien se está escondiendo”, remachó.