Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tortosa retira la alcaldía perpetua a Franco

El consistorio vota por unanimidad sacar el título al dictador dos días antes de la consulta sobre el monumento del río

Tortosa, con el monumento polémico al río.
Tortosa, con el monumento polémico al río.

Un pleno extraordinario de sólo dos minutos ha servido este jueves para poner fin a más de 50 años de alcaldía honorífica del general Franco en Tortosa. Con la unanimidad de todas las fuerzas que tienen representación en el consistorio, CiU, ERC, el PSC, Movem Tortosa-Entesa, la CUP y el PP, el Ayuntamiento ha revocado el nombramiento del dictador Francisco Franco como "alcalde honorario y perpetuo" de la ciudad, un reconocimiento que se mantenía desde el 31 de marzo del 1964.

El alcalde Ferran Bel ha restado importancia al hecho de que la alcaldía honoraria haya estado a cargo del dictador durante más de medio siglo y que hayan tenido que pasar casi 40 años desde la restauración de la democracia para sacarle el título. Bel ha justificado que la designación del general como alcalde se hizo a todos los ayuntamientos de la provincia de Tarragona, el mismo día, por orden de la gobernación civil de la época. Joan Piñol, alcalde de Móra d'Ebre por CiU, ha informado que también impulsará un acuerdo para revocar el nombramiento de Franco como alcalde honorario perpetuo.

En este contexto, Ferran Bel ha lamentado las críticas que ha recibido Tortosa a raíz de sus supuestas simpatías filofranquistas. De hecho, la retirada de la alcaldía a Franco llega apenas dos días antes de que la ciudad haga la consulta popular que tiene que aclarar el futuro del monumento fascista que se levanta sobre la orilla del Ebro, en una situación prominente de la ciudad. El convergente Bel, que volverá a encabezar la lista de CDC por Tarragona de cara a las elecciones a las Cortes del 26 de junio, se ha mostrado partidario de mantener el monumento y "reinterpretarlo", una propuesta que ha recibido fuertes críticas por parte de la oposición y de las asociaciones y los colectivos que luchan por la recuperación y la dignidad de la memoria histórica.

El 2007, el Gobierno tripartito de la Generalitat declaró el monumento de Bien Cultural e Interés Local. El pasado mes de marzo, en una votación que representó una fractura dentro del grupo de Junts por el Sí, el Parlament de Cataluña aprobó una condena a "todas las formas de fascismo, incluida la dictadura franquista", e instó al Ayuntamiento de Tortosa a "retirar inmediatamente" el monumento del Ebro.