Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cúpula de Mossos se reunió con la CUP en el Parlament

Los anticapitalistas pidieron verse con el director de la policía y el comisario jefe a raíz de la comisión que debate del uso de la Táser

Las diputadas de la CUP Mireia Vehí y Anna Gabriel ayer en el Parlament.
Las diputadas de la CUP Mireia Vehí y Anna Gabriel ayer en el Parlament.

El jueves 12 de mayo, diputados de la CUP se reunieron con discreción en el Parlament con el director de la policía, Albert Batlle, y el comisario jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero, según fuentes de la reunión consultadas por EL PAÍS. El encuentro fue a petición de la formación anticapitalista, después de que los mandos de la policía catalana se reuniesen con todos los partidos menos con ellos para hablar de la Taser.

En concreto, fue la diputada Mireia Vehí quien al saber que ellos, socios parlamentarios de Junts pel Sí, habían sido los únicos excluidos de los encuentros previos al grupo de trabajo parlamentario forzado precisamente por la CUP sobre el uso de esta arma, decidió llamar a Batlle y pedirle la reunión. El director aceptó la invitación, y acudió al encuentro con el comisario jefe Trapero.

Inicialmente, la reunión versó sobre la conveniencia o no del uso de la pistola eléctrica, que tiene en contra a la CUP. Pero posteriormente la formación anticapitalista puso sobre la mesa otros temas que afectan al cuerpo policial. El primer de ellos, las denuncias sobre sedición contra los Ayuntamientos por la declaración de ruptura del 9-N. La CUP pidió que los Mossos no ejecutasen las órdenes de la Audiencia Nacional y que lo dejasen en manos de la Guardia Civil o de la Policía Nacional, algo que tanto el comisario jefe como Batlle se negaron a hacer, según esas mismas fuentes.

Además, justo el lunes de esa semana se había llegado el acuerdo en el caso Benítez, según el cual varios agentes admitían el homicidio involuntario y aceptaban una pena inferior a dos años de prisión que les libraba de entrar a la cárcel y una inhabilitación de dos años. Los anticapitalistas les transmitieron su voluntad de que abriesen un expediente sancionador a los agentes, y los expulsasen definitivamente del cuerpo. Algo que Interior ya dijo públicamente que no haría.

Los diputados también pusieron sobre la mesa la personación en algunas causas por parte de Interior, y acabaron debatiendo sobre su postura ante el cuerpo de los Mossos d'Esquadra. Pidieron que se distinguiese entre su crítica a la BRIMO, que son los antidisturbios, y su opinión general del cuerpo, que consideran que tiene áreas como investigación que funcionan correctamente. Los mandos del cuerpo respondieron que consideraban que su ataque era total, no parcial, a la policía catalana, según esas mismas fuentes, que dicen que el encuentro acabó con cierta tensión. 

Desde Mossos aseguraron ayer que la reunión con la CUP formó parte de una más de las rondas de encuentros con todos los partidos, que se han alternado Batlle y diversos mandos del cuerpo. Y declinaron entrar en el contenido de ese encuentro con los anticapitalistas.