Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un verano en San Lorenzo

El festival de música clásica de El Escorial gira sobre el concepto ‘estaciones’ con Vivaldi de protagonista

Un momento de la ópera Don Carlo, de Verdi, que se representa por segundo año en San Lorenzo.
Un momento de la ópera Don Carlo, de Verdi, que se representa por segundo año en San Lorenzo.

Vivaldi levantó Las Cuatro estaciones. Los equinoccios y solsticios de Piazzolla suenan a bandoneón. Schubert, más melancólico, emprendió un viaje de invierno a través de su música. La visión de la primavera de Stravinski fue un escándalo que agitó a media Europa... Las estaciones han sido un recurso compositivo para muchos grandes músicos a lo largo de la historia, y el Festival de Verano de San Lorenzo de El Escorial ha decidido ponerlas como el eje central de su programación. Del 24 de junio al 6 de agosto, el Teatro Auditorio de la localidad acoge hasta 17 propuestas entre la música, la danza y la ópera.

Uno de los platos fuertes de este festival será la presencia de James Rhodes, el pianista al que “la música ayudó a sobrevivir”, o así lo cuenta en su autobiografía. El londinense traerá un recital en solitario con piezas de Bach y Chopin. Otro de los grandes momentos será el paso por el festival de la Compañía Nacional de Danza, que interpretará un triple programa con sabor a homenajes que incluye un tributo al compositor Enrique Granados y Don Quijote Suite, por el año cervantino.

Para seguir con las estaciones, la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid se acompañará sobre el escenario de un cuarteto de jazz latino para “revolucionar la pieza de Vivaldi”. Pero la gran cita será el concierto de la hermana menor de la Orquesta de la Comunidad con Ana María Valderrama (violín) y Fabián Carbone (bandoneón) como solistas, enfrentando las estaciones según Vivaldi con las del argentino Piazzolla. Siguiendo con él, el grupo de música antigua Capella Mediterranea, enfrentará la obra del argentino con la de Monteverdi.

Otro encuentro de la danza será el de que clausure el festival en agosto, un proyecto fraguado en las entrañas de la Escuela de Danza Canal. Arat es la visión de una compañía independiente sobre cuatro siglos de flamenco. Y tras la superación el año pasado de la leyenda negra que impedía representar el Don Carlo de Verdi en San Lorenzo, vuelve la propuesta de Boadella con intención de convertirse en tradición.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram