El conductor que mató a la niña de cuatro años huyó tras ser agredido

El juzgado que instruye el caso prorroga hasta hoy la detención del causante del accidente

Minuto de silencio por la muerte de la niña de cuatro años atropellada el lunes en Bonmatí.
Minuto de silencio por la muerte de la niña de cuatro años atropellada el lunes en Bonmatí.Agustí Ensesa

El conductor detenido el lunes por haber atropellado mortalmente a una niña de cuatro años en Bonmatí (La Selva) paró la furgoneta en la que viajaba para socorrerlas, pero huyó del lugar tras ser agredido por un hermano de la víctima, mayor de edad. Alejandro A. A., de 39 años, nacionalidad española y vecino de Bescanó (Gironès), pasó ayer a mediodía a disposición del titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Santa Coloma de Farners que prorrogó su detención hasta, al menos, hoy miércoles.

Según algunos testigos presenciales, el detenido, que iba bebido y dio positivo en marihuana, embistió a la niña y a la madre, que iban caminando por el lateral de la carretera GI-532 en Sant Julià de Llor i Bonmatí junto a otros dos hijos. La familia, que hace más de una década que reside en esta pequeña localidad de la comarca de la Selva, venía de buscar verduras en un pequeño huerto que tienen a la salida de la localidad. Al parar a socorrerlas, uno de los hermanos de la víctima le asestó un puñetazo en la cara y le golpeó un brazo. Entonces fue cuando el conductor, que es padre de una niña, puso en marcha de nuevo la furgoneta y se fue a su casa, en Bescanó. Allí fue donde poco después, y gracias a que una agente de los mossos fuera de servicio localizó la furgoneta con un fuerte golpe en el faro y en el capó, los agentes le detuvieron como presunto autor de los delitos de homicidio imprudente, conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas y lesiones.

Tras declarar, el juez ha prorrogado su detención hasta mañana a la espera de que los Mossos d’Esquadra amplíen el atestado para que se esclarezca qué sucedió exactamente. Con este objetivo los investigadores están tomando declaración a más testigos de los hechos y visualizando las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de una empresa cercana al lugar del siniestro. Este miércoles por la mañana está previsto que vuelva a pasar ante el juez que resolverá su situación.

Por su parte, la madre, que sufre fracturas y varias contusiones, ayer por la tarde fue trasladada del Hospital Trueta de Girona al Santa Caterina de Salt, donde permanecerá ingresada.

El Ayuntamiento, que ha declarado tres días de duelo oficial, convocó ayer por la tarde un minuto de silencio en recuerdo de la pequeña al que acudieron unos 200 vecinos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS