Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coreógrafo Julio Bocca, de cazatalentos en Barcelona

La gira del Ballet Nacional Sodre recalará en el Liceo en diciembre

Julio Bocca, presidente del jurado del Certamen de Dansa Ciutat de Barcelona. Ampliar foto
Julio Bocca, presidente del jurado del Certamen de Dansa Ciutat de Barcelona.

El genio de la danza Julio Bocca (Munro. Argentina 1967), solista del American Ballet Theatre (ABT) de Nueva York durante 20 años, fundador del Ballet Argentino y desde hace seis director del Ballet Nacional de Sodre de Uruguay (BNS), ha estado de cazatalentos en la capital catalana: “Me gustaba bailar en Barcelona, me sentía querido por el público y ahora también me seduce venir a esta ciudad para ser Jurado del Certamen Internacional de Dansa Ciutat de Barcelona. Primero porque Uruguay es un país pequeño y debo viajar para ver jóvenes talentos y es en concursos de estas características donde hay más oportunidades de conocer las cualidades de los participantes que en una clase de danza. Precisamente de este certamen salió Ciro Tamayo, un malagueño, que hoy es primer bailarín de mi compañía”, explica Bocca. Resulta hipnótico ver a uno de los mejores bailarines de las últimas décadas moverse, anónimamente, entre frutas, hortalizas y latas de conserva en el supermercado situado al lado del apartamento de lujo en el que se ha alojado durante su estancia en Barcelona. El bailarín y coreógrafo argentino ha presidido por sexto año el Certamen de danza en el que han participado 180 estudiantes de todo el mundo.

Una estancia en la capital catalana que completará con la presentación hoy en el Liceo barcelonés de la gira internacional de la compañía de danza de Sodre que actuará en China, Colombia, Guatemala, Argentina y en España a lo largo de este año y principios de 2017. El teatro de La Rambla fue uno de los escenarios que pisó hace casi seis años, cuando realizó una larga gira de despedida como bailarín tras 25 años de carrera. Y será en el Liceo donde Bocca dirigirá la compañía de Uruguay: “Este año estaremos en diciembre —los días 16, 17, 18 y 20 — para bailar Coppélia con coreografía del cubano Enrique Martínez, sobre la obra original de Arthur Saint-León. Y en Madrid —en los Teatros del Canal del 4 al 8 de enero—ofreceremos una pieza de corte neoclásico, Un tranvía llamado deseo, de Tennessee Williams, con coreografía del uruguayo, Olvado Fattoruso y música de Béla Bártok”.

Bocca asegura que sus proyectos profesionales en este momento pasan por convertir el Ballet Nacional de Sodre “en una de las diez mejores compañías de ballet latinas”. Lo dice con ánimo de zanjar de una vez la polémica abierta hace un mes cuando se difundió que dejaba la dirección de la compañía uruguaya ante una magnífica oferta económica de la American Ballet Theatre (ABT), de Nueva York: “No es verdad que se me ofreciera la dirección del ABT, estaba muy estresado por mi trabajo al frente del Ballet Nacional de Sodre y me fui unos días de viaje porque necesitaba unas vacaciones”, dice con firmeza. Ahora no, pero tal vez más adelante algo así podría ocurrir: “Es verdad que me gustaría dirigir el ABT, es una compañía que conozco muy bien y amo, ya que he bailado durante veinte años en ella”.

Bocca fue una apuesta del anterior presidente de Uruguay, José Mujica, para dinamizar el ballet en aquel país, idea que continúa apoyando el actual mandatario, Tabaré Vazquez. “Me siento apoyado por el Gobierno que es quien paga el mantenimiento del teatro, el Auditorio Nacional Adela Reta, y los sueldos de mi compañía en la que hay 76 bailarines”, explica. Los frutos de su trabajo ya se han notado con un fuerte aumento de espectadores.