Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hotel de los líos

Una promotora y una cooperativa se disputan el hotel Sidi San Juan para hacer pisos de lujo

Una imagen de la playa de San Juan en Alicante.
Una imagen de la playa de San Juan en Alicante.

Consumidos todos los plazos, la subasta judicial con la que la administración concursal que gestionaba la sociedad propietaria del viejo hotel Sidi San Juan buscaba comprador aún está en el aire. TM se adjudicó el solar y el edificio -que en cualquier caso será derribado- por 19,1 millones de euros en primera instancia, pero al no alcanzar el 70% el valor de tasación, el juzgado abrió un plazo a nuevas ofertas que concluyó el pasado miércoles a mediodía.

De entrada se presentaron otras dos opciones, una de 21,7 millones y otra de poco más de 22, ambas relacionadas con Sidi Residencial Cooperativa Valenciana, cooperativa de viviendas que impulsa Cristóbal Navarro, empresario y presidente de la patronal Cepyme. Sin embargo, poco antes del mediodía, la empresa Residencial Vista Alegre, del grupo TM, representada por el despacho de abogados Sánchez Butrón, elevaba la puja hasta los 22,5 millones de euros, confiando en que, una vez abonado el resto antes de 40 días, el juzgado diera luz verde al proyecto ideado por la promotora de Torrevieja.

A última hora llegó una oferta, en opinión de los competidores fuera de plazo, procedente de otra sociedad vinculada a la cooperativa, por valor de 22,6 millones. Ahora le corresponde al juzgado dictaminar si esta última oferta se presentó a tiempo y quién es finalmente el adjudicatario.

El viejo hotel que cerró sus puertas en 2011, dejará paso a viviendas de lujo que pasarán a ocupar el rincón más codiciado en el litoral de la capital alicantina. El plan de Sidi Residencial Valenciana es levantar 100 viviendas de lujo en tres edificios de 10 alturas. TM maneja varias alternativas, con tres o cuatro torres también de 10 alturas, el máximo que permite la reglamentación urbanística que rige en la zona.

Pablo Serna, director general de TM, cifra en 50 millones de euros la inversión global que requeriría su proyecto, con los edificios principales separados de la primera línea para evitar la proyección de sombra sobre la playa, una circunstancia que prohibe el plan urbanístico y que supuso la anulación por el juzgado de un proyecto cercano, sobre el solar del antiguo hotel El Cabo.

La cifra total de viviendas a construir oscila entre las 150 y las 200. “Tenemos varias alternativas, con unas siete viviendas por altura en tres o cuatro edificios, dependiendo de las dimensiones de cada una”, explica el promotor. En cualquier caso, la primera línea estará ocupada por una amplia zona ajardinada, con piscinas y pistas deportivas, constituyendo un resort de alto nivel. Una de las alternativas que se manejan prevé incluso la edificación de bungalows en primera línea, pero de momento no hay nada decidido.

Serna reclamó agilidad en los procesos administrativos que debe seguir el proyecto, “cumpliendo escrupulosamente con los mismos requisitos que debe cumplir cualquiera” y consideró “una buena noticia para todos que una empresa alicantina, familiar en tercera generación, que lleva 47 años trabajando en la provincia y tiene 210 empleados” sea la adjudicataria.

“Vamos a intentar causar las menores molestias posibles al vecindario”, afirma, con la intención de concluir la primera fase en el verano de 2018, “y generar vida en una zona privilegiada de Playa de San Juan que lleva demasiados años abandonada”. El empresario, pide incluso a su rival en la puja, Cristobal Navarro, si finalmente el juzgado da la razón a TM, “que considere como dirigente empresarial que representa a una organización (Cepyme) cuyos socios se van a beneficiar de la actividad que este proyecto va a generar”, antes de plantear más trabas al mismo que puedan retrasar la inversión.

Más información