Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cargo de la Diputación niega trato de favor a la denunciante de Baltar

El jefe de Recursos Humanos de la institución declara que no hubo "trato especial ni ninguna relación" entre el político y la mujer que dijo que le ofreció trabajo a cambio de sexo

Juan Ramón Montero, abogado del presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, ha asegurado que el jefe de Recursos Humanos de la institución provincial y alcalde de Monterrei, José Luis Suárez, declaró en sede judicial que no hubo "ningún trato especial, ni favor, ni ninguna relación" entre el dirigente político y la mujer que lo denunció por, supuestamente, haberle ofrecido un puesto de trabajo a cambio de mantener relaciones sexuales.

De hecho, ante los periodistas apostados frente al edificio judicial, el letrado ha recalcado que la declaración como investigado del jefe de personal de la Diputación es "clave" para su defendido. En base a estas afirmaciones, ha pedido el "sobreseimiento y archivo de la causa", pues "no se ha confirmado ninguna relación" entre él y la denunciante, quien --ha dicho-- "encima no consiguió su propósito", un empleo.

Por su parte, José Luis Suárez, quien estaba llamado a declarar como investigado a petición de la jueza que instruye el caso, se ha negado a hacer ningún tipo de comentario ante los medios. Tampoco quiso hacerlo el padre de éste, el exalcalde de Monterrei José Luis Suárez, a quien el hoy investigado sucedió en el cargo y que se encontraba en el interior del juzgado.

En paralelo, ha prestado declaración ante la magistrada el abogado laboralista J.R., llamado como testigo por parte de la acusación popular, que ejerce Democracia Ourensana. La denunciante, Teresa F.C., se puso en contacto con él en 2012 sobre los hechos ahora investigados, pero no pudo continuar con el caso por motivos de salud.

Si bien tampoco ha querido revelar a los periodistas el contenido de su comparecencia, el representante legal de Baltar ha interpretado de sus palabras que confirmó que el presidente ourensano no tuvo "ninguna relación" con la mujer que lo denunció y con los hechos de los que le acusa.

En este sentido, ha recalcado que su versión fue "absolutamente favorable" para su defendido. Así pues, ha enfatizado que el caso se basa en "una serie de artificiosas denuncias y hechos que son ajenos a cualquier actuación penal".

Pese a esta visión a posteriori, Juan Ramón Montero trató de impedir que se le tomase declaración alegando el "secreto profesional" que rige las relaciones de los abogados y sus clientes, algo que no fue asumido por la jueza.

Finalmente, la defensa de Baltar ha confirmado que no va a pedir más declaraciones, con el argumento de que "es un tema que no tiene consistencia" y de que "no tiene sentido" mantener abierto el caso por "unos supuestos hechos de hace seis años".

La causa se inició a raíz de una denuncia de Teresa F.C., quien acusó ante la Fiscalía a Manuel Baltar de haberle ofrecido un empleo a cambio de sexo y aportó varias pruebas como mensajes que supuestamente le habría enviado el dirigente popular y grabaciones.

La Fiscalía archivó inicialmente esta denuncia, pero Teresa F.C. acudió al juzgado. Como resultado de este paso, la titular del juzgado de instrucción número tres de Ourense acabó citando a ambos implicados, a Baltar y a la denunciante en calidad de investigados por un supuesto delito de cohecho.

Tras las comparecencias del jefe de Recursos Humanos de la Diputación y del primer abogado de la mujer que ha presentado la denuncia, estaba previsto el volcado de las grabaciones del teléfono móvil de Teresa F.C.