Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pasión por las ‘zapas’

La feria Dashape concentra en la capital a aficionados y coleccionistas de la cultura ‘sneakers’, que convierte las zapatillas en objeto de culto

A pesar de tener casi 40 años, podría decirse que siguen de moda. Brillo que emula la purpurina, fondo gris, logo en rojo… Las Nike Track Disco son un icono en el mundo de las zapatillas o de la denominada cultura sneakers. Un par de este modelo, original de 1978, cuesta actualmente en torno a mil euros. “Es el par más caro y curioso que tengo”, reconoce Reyes Yllera, de 31 años. Es coleccionista de zapas —“tengo entre 300 y 400 pares”— y organizadora de Dashape Sneaker Expo, el encuentro de aficionados a las zapas más importante de España.

Nike Night Track Disco, modelo de 1978 valorado en 1.000 euros. Ampliar foto
Nike Night Track Disco, modelo de 1978 valorado en 1.000 euros.

La cita celebra este año su cuarta edición en el ático de la Estación de Chamartín —antigua sede de la discoteca Macumba—, atrayendo a más de 40 expositores (coleccionistas, tiendas o marcas) de un calzado que se ha convertido en un icono urbano contemporáneo. Algunos pares son para vender; otros, para intercambiar, y los más especiales, simplemente para enseñarlos: “Hay ejemplares que no están en venta. Se traen para lucirlos. Aquí los gallos también vienen a mostrar sus plumas”, bromea Yllera. Hay zapatillas vintage, ediciones limitadas con grandes nombres de la música o el deporte detrás o modelos únicos con los que esperan atraer a unos 10.000 fanáticos.

Michael Jackson con un par de las zapatillas Nike Night Track Disco.
Michael Jackson con un par de las zapatillas Nike Night Track Disco.

“Las Nike Night Track Disco las encontré en Estados Unidos”, recuerda Yllera. Se trata de un modelo con el que se han fotografiado Michael Jackson, David Hasselhoff o el mismo M. A. Barracus en el Equipo A. “Se las compré a Lindy Darrell, exatleta y uno de los coleccionistas más famosos del mundo”, apunta.

El fenómeno de la cultura zapases de origen estadounidense: “Desde mediados de los setenta tenemos grupos como los Ramones, que convirtieron en icónicas sus zapatillas Converse”, relata Felipe García, de 38 años, y conocido en el mundillo como Jace. Él atesora unos 600 pares. “Algunas me las pongo, pero muchas son un objeto de culto. Colecciono para satisfacer un apetito intelectual, cultural y estético”, añade Jace, que también forma parte de la organización de Dashape.

Las zapatillas eran un calzado que, en origen, usaban los atletas. “En un momento dado, los músicos se las pusieron. El contagio con la calle y la moda fue rápido. Se trata de un fenómeno relacionado con la influencia de las estrellas y la inquietud por emular lo que nos gusta”, resume Juan Ángel San José, de 42 años, que colecciona sneakers desde los 15. “Mi generación vivió el boom de esta pasión”, dice San José, que hace dos décadas abrió en Valladolid la tienda Paxanga, centrada en las zapatillas. Ese auge al que se refiere ocurrió a finales de los ochenta y principios de los noventa. Él disfruta de las zapas por nostalgia, pero actualmente está surgiendo algo distinto.

Una reunión de mitómanos

  • Aunque Dashape celebra su cuarta edición en el ático de la Estación de Chamartín, es la tercera vez que ocurre en Madrid. “Realizamos una en Barcelona”, cuentan. Los casi 2.000 asistentes al primer encuentro se duplicaron al año siguiente y en la presente esperan en torno a 10.000 personas. “El año que viene vamos a organizar dos citas: una de verano y otra de invierno”.
  • Entre las novedades de este año se encuentra el stock de Deportes Atanasio: “Es un señor de unos 70 años que tenía varias tiendas. Hemos conseguido que venga con el material de su almacén. Estamos ansiosos por ver que trae”, resumen desde la organización. Por otro lado, se va a realizar una recogida masiva de zapatillas para donar a gente necesitada en colaboración con la ONG Dianova.
  • La feria está abierta el viernes 6 y el sábado 7 de mayo. Y la entrada cuesta 5 euros. La primera jornada arranca el a las 17.00 (hasta las 21.00) y después se celebra una fiesta que dura hasta medianoche. El sábado de 12.00 a 21.00 se podrá visitar la feria y despedirla con otra fiesta.
  • Más información: www.dashape.com

“Antes éramos un grupo pequeño y las zapatillas se movían casi de mano en mano”, recuerda San José. Para encontrar novedades había que recorrer almacenes putrefactos, que escondían maravillas; estar conectado para enterarse, “por teléfono”, del momento en el que una tienda iba a cerrar y sacar su stock o contactar con coleccionistas. “Internet y las redes sociales han cambiado todo”, cuentan en Dashape, donde reconocen que desde la primera edición, el interés se ha multiplicado: “De las 1.800 personas que vinieron el primer año, que ya fue un número buenísimo, hemos pasado a las 10.000 que esperamos en la presente edición”.

Sara Matas tiene 15 años y se reconoce una fanática de las zapatillas. “Son cómodas y en los adolescentes es lo que más se lleva. Están de moda”, suelta con desparpajo. Solo tiene cinco pares, “por ahora”, y rastrea la Red (Instagram sobre todo) en busca de inspiración. Hace una captura de pantalla y luego las busca. Con el dinero que sacó de su último cumpleaños, “unos 140 euros”, se compró unas Adidas rojas. No eran unas Yeeezy, el modelo que la marca edita junto al rapero Kanye West. “Es una edición limitada que no baja de los 200 euros”, lamenta Matas. “Las colaboraciones de una marca con un artista, con otra marca o con una tienda, vendidas como edición limitada, es lo que se usa ahora como reclamo”, explica Jace. Pero si antes esa edición exclusiva era de unos 300 pares en todo el mundo, ahora no se conocen las cifras exactas. “Se juega con el misterio”, añade el experto.

Si en el origen de este fenómeno los grupos de rock y, sobre todo, el baloncesto marcaron tendencia en las zapas —uno de los modelos más valorados ahora mismo son las Jordan’s originales de Nike, que pueden costar miles de euros—, ahora el hip hop se encarga de afianzar esa inquietud en las nuevas generaciones. Aunque las modas cambian por países: “En Estados Unidos dominan las de basket, mientras que en Europa lo hacen los modelos casual o street. Japón también es líder en todo tipo de modelos y en China están muy a tope”, analiza Yllera. Ella no va a vender su tesoro más preciado, las Nike Night Track Disco. Las trae para impresionar a veteranos y neófitos en este mundillo: “Cada uno lo vive de manera diferente, pero este modelo impresiona a cualquiera. Para nosotros esto es una pasión”.

Y el arte contemporáneo se encontró con las zapatillas

Inauguración de la exposición 'Zapas' en la galería Mad is Mad.
Inauguración de la exposición 'Zapas' en la galería Mad is Mad.

Al pintor Adolfo Villalba, de 66 años, le gusta el realismo. “Siempre pintaba bodegones de objetos cotidianos, de un estilo clásico”, cuenta el artista desde su taller de Guadalajara. Lleva 50 años pintando, pero hace poco dio un giro y se acercó al mundo de las zapas:“Fue fruto de una casualidad”, reconoce.

Aunque su hijo Adolfo junior, de 40 años, no es un apasionado de las zapatillas, atesora varios pares. “En un momento dado, le propuse a mi padre que pintara unas de ellas”, recuerda. Los colores variados y las texturas del calzado fueron su principal motivación. “Me pareció que mi padre podía jugar con esos elementos. Hicimos algunas pruebas y el resultado fue espectacular”, añade Villalba.

Comenzaron a mover ese trabajo por diferentes galerías y espacios hasta que se cruzaron con la galería Mad is Mad (calle de Pelayo, 48). De ese encuentro surgió la propuesta de realizar una colección de diez lienzos hiperrealistas (acrílicos sobre tabla) sobre zapatillas. “Todos los pares son míos”, dice entre risas el hijo del artista.

La exposición Zapas (hasta el 26 de mayo en Mad is Mad; abierto de jueves a sábado de 17.30 a 21.30; gratis) pretendían generar una reflexión sobre el paso del tiempo. Pero acabó provocando otra cosa: “Nos ha sorprendido la aceptación”, reconocen en la galería. “Hemos notado que ha atraído a un público específico, que se acerca y está haciendo encargos”, cuentan. Algunos han pedido al pintor que retrate sus zapatillas. Otros, las de sus parejas o amigos.

Villalba hijo describe las zapatillas como un referente cultural contemporáneo y cool. “Aparte del tema fetichista y el de los coleccionistas, se ven por todos lados”, opina. “No solo la gente joven las lleva, sino que también las señoras van a la compra con ellas. Además, el running ha ayudado mucho. Creo que se han convertido en un icono omnipresente”.

El éxito inesperado de la muestra —“en una semana ya se han vendido un tercio de los trabajos”— ha llevado al artista a plantearse profundizar en el tema: “La gente nos ha pedido que hagamos más modelos. Solo tres marcas aparecen en la expo y Nike no está entre ellas. Muchas personas me han pedido que haga algunos cuadros de esa marca”, dice el artista, que no puede estar más contento con el interés que ha despertado su trabajo.

Reyes Yllera, coleccionista y organizadora de Dashape, rodeada de zapatillas en la estación de Chamartín.
Reyes Yllera, coleccionista y organizadora de Dashape, rodeada de zapatillas en la estación de Chamartín.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram