Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez imputa en el ‘caso Baltar’ al jefe de Personal de la Diputación

José Luis Suárez tendrá que declarar como investigado por cohecho y tráfico de influencias en la demanda contra el presidente por ofrecer empleo por sexo

El presidente del PP en Ourense, Manuel Baltar (izquierda), y Alberto Núñez Feijóo.
El presidente del PP en Ourense, Manuel Baltar (izquierda), y Alberto Núñez Feijóo. EFE

El caso Baltar, la investigación judicial a la que está sometido el presidente del PP y de la Diputación de Ourense, José Manuel Baltar Blanco, por supuestamente ofrecer a una mujer un empleo en la institución pública que preside a cambio de sexo, trasciende el ámbito de lo personal al que el dirigente popular se ha aferrado desde el primer momento para evitar dar explicaciones políticas. Un silencio que la ha costado la reprobación de la propia Diputación y la dimisión en bloque del comité de ética creado por él mismo como muestra de transparencia de la institución provincial.

La titular del juzgado número 3 de Ourense, Eva Armesto, que ha abierto diligencias contra Baltar en esta causa por los presuntos delitos de cohecho, tráfico de influencias y acoso sexual, ha citado ahora a declarar también en calidad de investigado por los mismos dos primeros delitos al jefe del servicio de Recursos Humanos de la Diputación, José Luis Suárez. El alto funcionario es hijo-sucesor del alcalde de Monterrei y exponente del núcleo duro de los regidores afines al fundador del baltarismo, el padre y predecesor en todos sus cargos del actual presidente, José Luis Baltar, condenado por enchufismo.

La incorporación de un nuevo investigado a esta causa judicial se produce después de que la Audiencia Provincial de Ourense rechazara el archivo de la investigación que reclamaba Baltar. Junto a Suárez, la instructora ha citado a declarar, en este caso en calidad de testigo, al anterior abogado de la demandante (también investigada) para aclarar los contactos que el letrado supuestamente mantuvo con representantes de la Diputación en 2012 para advertirles de la posibilidad de interposición de la denuncia si no contrataban a la mujer. Esta, que había tenido empleos eventuales en la institución provincial y en el PP, mantiene que accedió a tener sexo con José Manuel Baltar en 2010 por la supuesta promesa del empleo que finalmente no llegó a cumplirse.