Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música a través del espacio

Héctor Parra, compositor residente del Palau y el Auditori, sostiene que la educación musical debería ser obligatoria

El músico Héctor Parra, frente al Palau de la Música.
El músico Héctor Parra, frente al Palau de la Música.

Nada más lejos de lo que ocurre en la actualidad en España, para Héctor Parra, compositor residente del Palau de la Música y el Auditori de Barcelona y uno de los nombres internacionales de la creación musical contemporánea, la educación musical debería ser obligatoria. Está convencido que hay una parte emocional que sin la música no se desarrolla: "Hace cien mil años, la música y lenguaje estaban unificados. Después se fueron disociando y se impuso el lenguaje verbal y el musical quedó relegado al plano más emocional. Nosotros somos más músicos cuando nacemos, no somos entes hablantes. Con una educación musical, la gente sería más inteligente". Parra (Barcelona, 1976) estudió en el Conservatorio de Música de Barcelona y completó su formación en el Instituto de Investigación y Coordinación Acústica/Música (IRCAM), del que ahora es profesor, y la universidad de París.

El compositor fue una de las voces del coro Jove del Palau de la Música durante seis años hasta que se estableció en París, en 2002. Y es en esa ciudad donde su carrera musical ha pivotado. Autor de cinco óperas, la última de ellas, Wilde, con el sello escénico de Calixto Bieito, tiene una mayor proyección fuera de España: "Especialmente en Alemania que es donde soy más conocido. He desarrollado mi carrera más fuera y tal vez sea normal aunque creo que aquí he sido un poco arrinconado durante un tiempo", explica. Sin embargo, la invitación del Palau y el Auditori y el éxito reciente en Cuenca de su obra coral Breathing sobre unos poemas del artista Jaume Plensa ha sido un punto de inflexión en la exigua presencia de la música de este compositor en España que tiene a Chopin, Rackmaninov y Scriabin como sus referentes en piano y a Mahler y Wagner a nivel compositivo.

Amante también del barroco, es capaz de evolucionar desde Vivaldi y Heandel —dos de sus referentes— para crear Hypermusic Prologue, la que fue su primera ópera en 2009 con un espíritu rompedor. "Le encargué el libreto a la física Lissa Randall porque quería aplicar su teoría de la quinta dimensión y trabajar con la voz hasta deformarla.Para mí era un estímulo", comenta. Hijo de una profesora de literatura y de un físico teórico, asegura que la división de las humanidades y la ciencia es un error. Y experimenta con su música la mezcla de principios físicos, como el de las ondas gravitatorias.

Parra ha sido el compositor invitado por el Palau y el Auditori en sus respectivos programas de música contemporánea en esta temporada. En el Palau, Parra ha coordinado el concierto de la Ensemble Intercontemporain, del pasado jueves, que además fue en homenaje a su fundador, Pierre Boulez, fallecido el pasado mes de enero y uno de sus referentes, como también lo han sido Carles Guinovart y Jonathan Harvey. La Ensemble Intercontemporain es una de las formaciones más importantes de la música contemporánea —se la equipara al nivel de la Filarmónica de Berlín en la clásica— y en el Palau interpretó un programa que empezó y concluyó con dos de las creaciones de Parra: Sirrt die Sekunde. Sinfonía de cámara número 3 y Moins qu'un soufflé, à peine un mouvement de l'air.

Se lamenta de lo que califica "marginación" de la música, en general, y de la contemporánea en particular. "Entiendo que el lenguaje musical vanguardista necesita un tiempo para ser asumido por el gran público, sobre todo con unas generaciones a las que se les ha impuesto desde los mass media la música pop que se limita a patrones que se repiten. A mí me gusta experimentar y lo he hecho con muchas músicas diferentes, incluido el heavy metal y también pasé mi etapa con el rock and roll cuando era adolescente". Esa falta de creatividad musical cree que conduce al fin de los grandes compositores y es el origen del problema que tienen los autores contemporáneos: "Todo se hace muy difícil si el público consumidor se queda con el pop". Dice que hoy por hoy el público que llega a la música contemporánea lo hace no por formación musical, sino a través de la ciencia.

Las composiciones de Parra se podrán escuchar hoy en el Auditori de la mano de la Ensemble Recherche, una formación de cámara que interpretará una selección de sus obras como Stress Tensor y Early Life.

Inscape, el proyecto más singular del compositor en el Auditori, no se verá hasta 2018: "Es una composición para la orquesta entera, la ensemble y la electrónica que será un viaje intergaláctico para el público. Con músicos situados en todas las partes de la sala, algunos literalmente suspendidos. Es un trabajo basado en las teorías del astrofísico Jean-Pierre Luminet sobre los agujeros negros. Haremos viajar el sonido por toda la sala y con la electrónica crearemos ilusiones sonoras cercanas a viajar a través de un agujero negro. Será una locura de media hora, un viaje alucinante”.