Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aragón lamenta que ERC vete el acuerdo por el arte de Sijena

El viernes estaba previsto presentar el convenio y que viajaran ya 53 obras

Las pinturas de la sala capitular de Sijena, como se exponen en el MNAC.
Las pinturas de la sala capitular de Sijena, como se exponen en el MNAC.

Sorprendida y decepcionada”, aseguró sentirse ayer Mayte Pérez, consejería de Educación y Cultura de Aragón, tras la imposibilidad de llegar a un consenso político entre su comunidad y la de Cataluña para desencallar el conflicto que las enfrenta desde 1995 por más de 200 obras de arte de origen aragonés que se conservan en Cataluña. Los dos ejecutivos autonómicos tenían previsto aprobar ayer —el de Aragón en una reunión extraordinaria— el convenio que abría el camino de regreso a Aragón de las primeras obras, tal y como EL PAÍS adelantó ayer. Pero pocas horas antes de su aprobación, el vicepresidente catalán Oriol Junqueras, y líder de ERC, retiró el texto del orden del día por considerar que no estaba lo suficientemente consensuado; no tener Cataluña compensación alguna y ser precipitado; dando al traste con la posibilidad de una solución política del conflicto.

Una vez aprobado, estaba previsto que el viernes los dos consejeros de cultura autonómicos lo presentaran. Acto seguido, 53 piezas del monasterio de Santa Maria de Sijena viajarían a Aragón, según explicó Pérez, cumpliéndose así el compromiso lanzado por el consejero de Cultura Santi Vila tras entrevistarse con Pérez en febrero. "Fue el consejero catalán el que vino a Zaragoza a decir que quería abrir una vía de diálogo para solucionar este conflicto de décadas. Confío en que se acabe alcanzando una solución más allá de los juzgados", dijo la consejera que dejó claro que el acuerdo político era una solución paralela a la judicial que, por ahora, les ha dado la razón, pese a que Cataluña siempre ha recurrido a instancias superiores. “En este sentido, reclamaremos que se cumplan las sentencias, que en caso contrario se apliquen multas coercitivas por cada día que no se entreguen y, si es necesario, que la policía vaya a por las piezas”, remachó la consejera ayer.

Desde que los técnicos de las dos comunidades se sentaron en busca de consenso, el caballo de batalla ha sido siempre el redactado final del acuerdo y los términos empleados en el convenio que tendría que servir para las 97 piezas de Sijena, pero también marcaría el camino a seguir con las 113 obras de la Franja, el conflicto que enfrenta a estas dos comunidades desde 1995, cuando un grupo de parroquias pasaron a formar parte de la nueva diócesis de Barbastro-Monzón. Cataluña siempre ha defendido que las obras viajarían en “depósito” o “cesión”. Desde Aragón aseguran que eso “era una línea roja innegociable”, ya que consideran que las obras “regresarían para quedarse para siempre”. Por eso, pactar un texto que recoja las aspiraciones de las dos comunidades se ha presentado, a la vista del resultado, una labor imposible. “Enviábamos el texto con las modificaciones de Cataluña y Aragón, hasta que encontramos la fórmula”, desveló Pérez. Con todo, el texto que ha vetado ERC no entraba en detalles y solo recogía la buena voluntad de los dos gobiernos para desencallar el conflicto.

Vila remite a Munté

Ayer, Santi Vila, consejero de Cultura catalán, no quiso pronunciarse y remitió a las declaraciones de la portavoz catalana Neus Munté que se limitó a explicar que su gobierno “seguirá trabajando para alcanzar el máximo consenso con Aragón para ceder en comodato una serie de piezas”. Tampoco quisieron pronunciarse desde ERC para explicar cuál su postura y por qué no aceptan el acuerdo que planteaba el consejero Vila. El arte de Sijena y la Franja ha abierto otro frente, esta vez interno, ya que ha dejado ver las profundas desavenencias dentro del gobierno de Puigdemont.

Más información