Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía denuncia a Adriano por defraudar 700.000 euros

El jugador del Barça ocultó sus ingresos por derechos de imagen con una empresa en Madeira

Adriano posa en el ciudad deportiva de San Joan Despí.
Adriano posa en el ciudad deportiva de San Joan Despí.

La fiscalía denunciará ante el juez a Adriano Correia por haber defraudado a Hacienda más de 700.000 euros, según han confirmado a EL PAÍS fuentes judiciales. En 2010, tras su fichaje por el Barça procedente del Sevilla, el futbolista cedió a una empresa de Madeira (Portugal) sus derechos de imagen por dos millones de euros. El entramado, creado por sus antiguos asesores, le permitió eludir el pago de impuestos entre 2011 y 2012.

El pasado octubre, la Agencia Tributaria concluyó que el lateral brasileño había cometido fraude y trasladó el caso a la Fiscalía de Barcelona. Ahora, medio año después, el ministerio público ve indicios de delito y presentará una denuncia contra el jugador, que se formalizará en los próximos días. La fiscalía ha optado por interponer una denuncia —poner en conocimiento los hechos ante el juez— y no una querella, que sería más gravosa para el jugador.

Adriano, en cualquier caso, sigue la senda de otros dos jugadores que se han visto envueltos en procesos muy similares: Javier Mascherano —que aceptó un año de cárcel por fraude— y Xabi Alonso. El centrocampista del Bayern y ex del Real Madrid fue denunciado por la Fiscalía de Madrid el pasado febrero.

Las empresas con las que Adriano, Mascherano y Xabi Alonso camuflaron sus derechos de imagen comparten la misma dirección postal en Funchal, capital del archipiélago de Madeira. La investigación considera que se trata de empresas pantalla, sin actividad real. La de Adriano (Chacun a sa place) consta en los registros como “mayorista de mercancías no perecederas”.

En 2010, el jugador brasileño tenía la condición de expatriado y, en aplicación de la Ley Beckham, podría no haber pagado impuestos por esos dos millones de euros. Chacun a sa place, sin embargo, era una empresa sin activos y, por tanto, sin capacidad real para pagar al jugador. De modo que "reconoció” una deuda en favor de Adriano que le fue abonando en años posteriores. Para entonces, sin embargo, el futbolista azulgrana vivía ya en Barcelona y debió haber tributado esas cantidades por IRPF.

El contrato inicial se firmó directamente entre Adriano y el FC Barcelona. El club, sin embargo, pagaba las cantidades por derechos de imagen a Chacun. Cuando supo que Hacienda estaba sometiendo al jugador a inspección, el Barça decidió regularizar su propia situación y presentó declaraciones complementarias por las retenciones que, en su día, debía haber aplicado al brasileño: 190.000 euros de 2011 y otros 450.000 de 2012. A día de hoy, todas las cantidades reclamadas por Hacienda ya están ingresadas.