Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La continuidad de Chacón como diputada

Peligra la continuidad de Chacón para encabezar la lista al Congreso

El exsenador Carles Martí anuncia que se presentará, a la espera de lo que haga Meritxell Batet

Peligra la continuidad de Chacón para encabezar la lista al Congreso

La exministra Carme Chacón podría no repetir como cabeza de lista del PSC al Congreso por cuarta vez consecutiva si finalmente hay elecciones el 26 de junio. En la dirección del partido ya han surgido voces que abogan por la renovación de las listas, pues Chacón es diputada desde el año 2000. El primer secretario del partido, Miquel Iceta, guarda silencio y ayer aseguró: “No hablaré hasta que toque".

Deberá optar entre volver a apostar por la exministra o inclinarse por una alternativa. Mientras Iceta se dedice, Carles Martí, exsenador del PSC y exprimer secretario de la federación de Barcelona, ya ha anunciado su deseo de ser el relevo de Chacón y reclamará la celebración de elecciones primarias para escoger al candidato.

Las costuras del calendario son el argumento que esgrime el PSC para rechazar las primarias, pero los estatutos establecen que el cabeza de lista al Congreso y la Generalitat se escoge tras consultar a militantes y simpatizantes.

El tema se llevará a la ejecutiva del 2 de mayo, cuando ya esté claro si hay nuevas elecciones, como parece que sucederá. Si se confirma el pronóstico, las primarias se celebrarían el día 14, sábado de un fin de semana de puente. Mientras tanto, no cesan los movimientos internos.

El nombre clave en la partida es Meritxell Batet, que fue número dos del PSOE por Madrid en las generales del 20 de diciembre, pese a militar en el PSC. Batet no tiene, ni de lejos, el grado de conocimiento de Chacón entre el electorado, pero ha estado en todo el proceso negociador para llevar a Pedro Sánchez a La Moncloa y eso la ha relanzado políticamente. El secretario general del PSOE avala su nombre, pues pese a haber apoyado a Eduardo Madina en las primarias socialistas, ha mostrado después una lealtad que nunca se ha atribuido a Chacón, alineada con la andaluza Susana Díaz.

La candidatura de Batet supondría una cierta renovación. Lleva una legislatura menos que Chacón en el Congreso, no ha sufrido el desgaste político de la exministra y no genera el rechazo de aquella en una parte de la militancia y los cuadros del PSC. En la calle de Nicaragua hay quien aún espera ajustar cuentas por la actuación de Chacón en el último proceso de elaboración de listas para las generales, cuando apartó a Pere Navarro, en un gesto insólito con un ex primer secretario del PSC.

Batet no dará el paso si no cuenta con el apoyo de Miquel Iceta, ni de buena parte de la ejecutiva del PSC, porque no desea enfrentarse a la parte del aparato que apuesta por la continuidad de Chacón. Si finalmente se convocaran las primarias, Iceta y la dirección invocarán la debida neutralidad a la que se deben en ese proceso, pero lo trascendental será saber a quién apoyará la dirección. Y no parece que vaya a ser a Carles Martí.

Hay quien especula también con el nombre de Núria Parlon, pero la alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet lo descartó ayer a preguntas de EL PAÍS. En ese panorama, Batet sería una solución de consenso: avalada por el PSOE, buena parte del PSC y, llegado el caso, incluso por Martí, quien podría replantearse su candidatura y pactar con ella un puesto en las listas.

Mientras, Chacón también guarda silencio. “Hablaré cuando corresponda. Todos mis esfuerzos se concentran en desalojar a Rajoy de La Moncloa y en que no vuelva a tener otra oportunidad”, dijo a este diario. En el PSC hay voces que dudan de que Chacón vaya a enfrentarse con Batet en unas primarias si no cuenta con el apoyo de la dirección.