Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia tumba la batalla por salvar un edificio de lujo en A Coruña

El Supremo ordena derribar el Conde de Fenosa, levantado por Fadesa con una licencia ilegal que le dio el gobierno de Francisco Vázquez en 1997

Imagen del céntrico edificio Conde de Fenosa, en A Coruña.
Imagen del céntrico edificio Conde de Fenosa, en A Coruña.

El edificio Conde de Fenosa, un gran inmueble de viviendas de lujo levantado por la inmobiliaria Fadesa en pleno centro de A Coruña, en la parcela donde se alzaba la antigua sede de la compañía eléctrica de la que tomó el nombre, deberá ser demolido. Los gobiernos locales de PSOE y PP lideraron desde 2001 una batalla judicial para intentar evitar el derribo ordenado por una sentencia de diciembre de ese año. Sin embargo, el Tribunal Supremo acaba de dictaminar, casi 15 años después, que este fallo debe ser ejecutado sin remisión.

El alto tribunal ha decretado la demolición de las obras de rehabilitación que convirtieron el edificio de oficinas que acogía la sede de la antigua Unión Fenosa en un complejo con un centenar de pisos de lujo y locales comerciales. El Supremo ordena la "restitución" del inmueble "a la situación en que estaba antes de la rehabilitación autorizada en 1997 por un acuerdo del Ayuntamiento coruñés”, cuando era alcalde el socialista Francisco Vázquez. La sentencia anula dos autos del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) de 2015 que permitían eludir el derribo decretado en 2001. “No procede actuación administrativa alguna cuya finalidad sea eludir el cumplimiento de la indicada sentencia pronunciada por la Sala de instancia con fecha 20 de diciembre de 2001”, concluye ahora el Supremo.

La sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia de 2001 que determinó la demolición del edificio estimó el recurso contencioso-administrativo interpuesto por un demandante contra el acuerdo del Ayuntamiento de A Coruña por el que se otorgó licencia para la rehabilitación del inmueble de oficinas ubicado en la calle Fernando Macías. Aquel permiso fue otorgado por el gobierno de Vázquez a Fadesa con un aumento de edificabilidad, ignorando que este incremento no podía ser concedido porque el inmueble original, el que acogía las oficinas de Fenosa, estaba fuera de ordenación. La inmobiliaria recurrió aquel fallo pero este fue confirmado en 2006 por el Supremo.

El Ayuntamiento se adentró desde entonces en un litigio judicial para salvar el edificio que ha durado una década. En 2013, el Tribunal Superior dictó un auto en el que, dando la razón al gobierno local, en manos entonces del PP, declaró la imposibilidad material de ejecución de la sentencia, resolución que fue revocada por el Supremo en 2014. El alto tribunal llegó entonces a fijar un plazo de seis meses al gobierno coruñés para redactar y aprobar el proyecto técnico de demolición, pero rechazó indicar que esas obras tuviesen que tener “como resultado último inexcusable, la restitución del edificio al estado que presentaba antes de su rehabilitación”, un matiz que dejaba el asunto en un limbo.

Ahora el Supremo señala que el TSXG no cumplió la Ley cuando declaró que la demolición no significaba restituir el edificio al estado anterior a las obras ejecutadas por Fadesa “a pesar de que la licencia de rehabilitación fue anulada por aquella vieja sentencia firme de fecha 20 de diciembre de 2001". En aquel fallo, recuerda el alto tribunal, se ordenó "expresamente" la demolición de las obras amparadas por aquel permiso otorgado a la entonces todopoderosa inmobiliaria. En octubre pasado el Ayuntamiento, ahora dirigido por Marea Atlántica, aprobó un proyecto de demolición parcial para tirar solo ciertas partes del inmueble, una solución al embrollo urbanístico que con la sentencia del Supremo queda en el aire.