Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El distribuidor de las cartucheras de los Mossos asegura que están caducadas

La Dirección General de Policía niega que las fundas de las pistolas tengan fecha de caducidad

Un delincuente con numerosos antecedentes consiguió ayer, mientras le estaban arrestando, romper la cartuchera de uno de los mossos, sustraerle la pistola y disparar dos tiros contra otra policía que salvó la vida gracias a que llevaba puesto el chaleco antibalas. Se da la circunstancia que el pasado 14 de marzo se dio un caso idéntico en El Prat de Llobregat. Una pareja de mossos fueron reclamados por los servicios sanitarios. Un enfermo mental estaba muy agresivo en un domicilio y se resistía a ser ingresado en un centro. Los agentes siguieron el protocolo de actuación y mientras le reducían este arrancó la cartuchera a un mosso, se hizo con el arma, apuntó a uno de los agentes, y apretó dos veces el gatillo. En aquella ocasión el policía también salvó su vida. Llevaba la pistola descargada. Estos dos episodios han provocado el enfado de decenas de agentes que aseguran que las fundas que les da Interior ponen en riesgo su propia vida.

Las cartucheras que utilizan los agentes son de origen italiano de la marca King Cobra. Su distribuidor oficial en España, desde hace cinco años, es la empresa catalana Gams. Un portavoz de la misma, Ezequiel Guirao, denunciaba hoy: “Es muy preocupante lo que está pasando con las fundas de pistolas en los Mossos”. Guirao asegura que la mayoría de fundas que utilizan los Mossos d’Esquadra “se adquirieron hace 10 ó 12 años, son de un polímero denominado ABS que debería sustituirse al cabo de seis o siete años”. Cuando el cuerpo compró las cartucheras, Gams no era el distribuidor de la marca, aún así, el portavoz de la empresa lamenta la dejadez del cuerpo con el material de sus agentes y denuncia que por alargar la vida del material se está poniendo en peligro la vida de los policías. “King Cobra comercializa ahora una funda compuesta por una mezcla de polímero y nailon muy resistente y que imposibilita situaciones como las que están viviendo los mossos actualmente”. Guirao reconoce que hay agentes que “llevan más de 12 años con la misma funda y que están comprando de su bolsillo, por 70 euros, su propia cartuchera”.

El cuerpo de Mossos d’Esquadra ha emitido, esta tarde, un comunicado asegurando que “las cartucheras no tienen fecha de caducidad”. En el mismo documento aseguran que el fabricante, King Cobra, no ha comunicado al cuerpo de Mossos d’Esquadra que exista “ninguna recomendación referente a la caducidad de estas”. El cuerpo reconoce que las “funda se han ido sustituyendo a medida que no se han considerado operativas o que han sufrido algún desperfecto por su uso” y que en el último mes se han “registrado dos casos de rotura de cartucheras en el marco de una actuación policial”.

La Dirección General de Policía ha asegurado esta mañana que después del incidente del Prat de Llobregat, el pasado 14 de marzo, se pidió a la unidad balística un estudio para aclarar que había pasado y por qué se rompió la cartuchera. Tras el incidente del pasado miércoles se solicitó un informe similar. Los documentos no se han concluido pero aseguran que “las dos cartucheras correspondían a modelos diferentes, adquiridos en diferentes años y elaboradas con material diferente”.

Los Mossos prevén entregar 3.050 cartucheras entre este abril y julio. Además, han anunciado que antes de que finalice el año se entregarán las 17.000 chalecos que faltan.

El portavoz de la Unión Sindical de la Policía Autonómica de Cataluña (USPAC), Josep Miquel Milagros, lamenta que Interior esté “jugando a la ruleta rusa” con sus policías. “Primero teníamos unas cartucheras de extracción lenta, en una carrera podía perder el arma, después estas de plástico que se rompen y te expones a que te la quiten”, ha denunciado. “Está clarísimo que hoy, afortunadamente, no tenemos que llorar la muerte de una compañera gracias a que llevaba el chaleco, una herramienta que no tenemos todos, faltan 2.700 por entregar ”, denuncia. Milagros demanda con “urgencia, herramientas eficientes que minimicen los riesgos y faciliten la reducción y control de los agresores como son la pistola Taser y los espráis autodefensa”.

Toni Castejón, el portavoz del Sindicato de Mossos d’Esquadra (SME), reconoce que ayer en Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès), “fue un milagro que no ocurriese una tragedia”. Castejón asegura que “ha quedado muy claro que el chaleco salvó la vida a nuestra compañera y es urgentísimo que se dote a todos los agentes de este elemento”. El portavoz de SME se ha mostrado en numerosas ocasiones partidarios de la utilización de la Taser “que evitarían el cuerpo a cuerpo en este tipo de intervenciones”. Desde SME se denuncia el aumento de agresiones perpetradas contra agentes de los Mossos estos últimos días un hecho que califica como “muy preocupante”.

El portavoz del Sindicato Autónomo de Policía (Sap-Fepol), Valentín Anadón, aseguró ayer en 15 días ha habido cuatro agresiones a policías. Anadón también recriminó a la administración que el material “puede estar caducado”. Anadón solicitó rapidez en el reparto de chalecos antibalas y defendió las Taser. "Ayer se escaparon dos tiros y podía haber herido a un ciudadano, con la taser se hubiera inmovilizado sin riesgo al agresor", ha remarcado. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >