Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
entrevista | anna teixidor, periodista

“Hay que dar otra oportunidad a los yihadistas retornados”

Teixidor da voz a combatientes y a confidentes del yihadismo en el libro 'Combatents en nom d’Al·là'

La periodista Anna Teixidor.
La periodista Anna Teixidor.

La periodista Anna Teixidor (Figueres, 1978) estuvo dos años hablando casi a diario con Tarek por Facebook. Él era un marroquí, de 22 años, criado y crecido en Cataluña, que un día se afeitó, se cortó el pelo bien corto, se puso unos tejanos y le pidió a un amigo que le llevase al aeropuerto de El Prat. En teoría, se iba una temporada de vacaciones a Turquía. En realidad, viajó a Siria y se unió al grupo yihadista Jabhat al-Nusra, la rama de Al Qaeda allí.

Durante ese tiempo, Teixidor y Tarek discutieron y debatieron sobre los motivos que llevan a un joven marroquí educado en Cataluña a viajar a Siria a luchar en nombre de la yihad. Tarek quería convertir a la periodista de TV-3 en su esposa; Teixidor le dejó claro que su único objetivo era entrevistarle para la televisión pública catalana y explicar así el proceso de radicalización de los jóvenes en Europa.

Esas conversaciones están recogidas en Combatents en nom d'Al·là (Ara Llibres), el primer libro en España en el que una periodista da voz a los combatientes, a simpatizantes del yihadismo y a confidentes. “Creo que ese punto de vista es necesario para entender la movilización de 5.000 europeos. Nuestra obligación como periodistas es mostrar todos los puntas de vista”, explica Teixidor, que critica la “impotencia de las notas de prensa” y la evidente imposibilidad de “conocer los argumentos” de las personas una vez están detenidas.

Por eso ella sacrificó parte de su vida personal, parte de sus noches, para conocer la historia de Tarek, que a su vez se esforzó también en intentar seducirla, en una relación que se estrechó, hasta el punto que Tarek le preparó desde Siria un desayuno virtual con uvas, granada y limonada. “En todas las conversaciones, intentan hacer proselitismo contigo, que des el mismo paso, y además creen que lo harás. Si ellos lo han hecho, ¿por qué no deberías hacerlo tú? Y si lo consiguen, es un gran triunfo”, cuenta Teixidor.

Considera que “en la fase inicial de captación, esos hombres y mujeres son víctimas de su vulnerabilidad”. “No se sienten de ningún lugar, y se les engaña, se usan métodos sectarios para manipularlos”. Una vez superado ese estadio, también mantiene que hay que dar una segunda oportunidad a los retornados. “Habría que abrir un debate. Según los expertos, solo una minoría volverá a Europa con la voluntad de atentar. Se les tiene que dar una oportunidad. Que paguen por los delitos cometidos, pero tienen que poder redimirse y volver a formar parte de la sociedad, si es que realmente vuelven arrepentidos. Si luego además damos su testimonio, estaremos desmovilizando a los que quieran ir”.

Su libro recoge también otra historia, la de una adolescente, confidente policial que se ve en medio de fuego cruzado. Con escasos 20 años, es eclipsada por agentes de información de la policía española, que la reclutan y la animan, a cambio de nada, más allá de una causa muy voluble, a que entre en chats de whatsapp con otras adolescentes que quieren viajar a Siria, debata en foros de Facebook, tome notas, redacte informes y se los pase a los investigadores. Después de meses haciéndolo, acabó detenida contra el suelo, bocabajo, con las manos esposadas en la espalda, por otro cuerpo policial, acusada de terrorismo. No valió de nada que explicase su papel de confidente, del que no había constancia alguna. Se pasó seis meses en prisión.

“Creo que hay ciertas rivalidades entre los cuerpos policiales. Deberían mejorar la coordinación”, señala Teixidor apuntando lo que considera una de las asignaturas pendientes en España. Igual que el “estudio de los perfiles”, que cree que ha fracasado. Es muy difícil establecer “denominadores comunes”.

Teixidor además entrevista a la mujer de un muyahidín, que ha muerto en la guerra, y refleja las diferentes fases por las que pasa: desde la indignación hasta la admiración. Y cierra su libro con la historia de Ferdaous, que intentó viajar de adolescente a Siria y fue detenida en Turquía. “El libro está hecho con la connivencia de ellos, lo han leído antes de publicarlo y se sienten identificados y representados por su capítulo”, indica. Menos Tarek, que lo leyó después y no se manifestó con claridad.

“Los yihadistas han secuestrado el islam”

Anna Teixidor intenta entender algo tan difícil, y aparentemente tan simple, como las motivaciones de los terroristas. “Ojalá lo comprendiésemos, de esta manera, podríamos desprogramarlos, detectar la radicalización y reinsertar a las personas en la sociedad”, dice. Y critica que el término terrorista se ha usado “muy a la ligera”. Además, cree que “los yihadistas han secuestrado el islam: en ningún caso lo que propugnan y defienden representa a esta religión. Lo que han hecho ha sido instrumentalizarla con fines políticos”.