Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un debate abierto desde hace un cuarto de siglo

Los hitos de la reimplantación del tranvía en Barcelona desde 1992

1992. Después de años de reivindicaciones sobre la necesidad de alargar la línea 3 del metro, se decide convocar un concurso para crear un tranvía que una las ciudades de Sant Just Desvern, Sant Joan Despí y Cornellà de Llobregat. Es más barato que el metro y permitirá urbanizar avenidas.

1996. Se inicia la construcción de un tramo en fase experimental entre la plaza de Maria Cristina y la calle Entença. En 1998 se pone fin a la prueba.

2001. Se inician las obras definitivas del actual tranvía. Se definen seis líneas, pero desconectadas. La norteña une el Baix Llobregat y Barcelona, con la última parada que llega por la Diagonal hasta la calle de Urgell. La del sur transcurre por Sant Adrià, Badalona y llega a Barcelona hasta el parque de la Ciutadella. En total, 29 kilómetros y 56 paradas.

2004. El tranvía vuelve a circular por Barcelona mediante dos empresas diferentes, pero controladas en porcentajes similares por los mismos accionistas, que han financiado la obra y explotan el servicio. La participación pública, mediante FGC y TMB, es muy minoritaria (5% del total).

2005. El consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal, anuncia que se está estudiando la conexión de los dos tranvías y el estudio se incorpora al Plan de Infraestructuras de Transporte de Cataluña. Es la obra pública con más beneficio social por inversión requerida de las que integran el plan.

2010. El entonces alcalde Jordi Hereu decide hacer una consulta ciudadana sobre el tranvía por la Diagonal. Presenta dos opciones de reforma de la Diagonal y al final una tercera en que se descarta la conexión, como defiende CiU. Gana esta última, en el que supone la gran derrota de Hereu y su final político.

2012. El alcalde convergente recupera el proyecto de conexión del tranvía, pero su opción no es hacerlo por la Diagonal, sino por un trazado que va desde Francesc Macià hasta Urgell, la calle de Provença, el paseo de Sant Joan y la Gran Via hasta la plaza de las Glòries. Otro trazado que está sobre la mesa marca Urgell y la Gran Via como alternativa para no afectar la Diagonal.

2015. La oposición de Trias a la conexión por la Diagonal recibe un fuerte zarpazo en julio del año pasado. El entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, acepta este trazado como válido en la primera reunión que tiene con la nueva alcaldesa, Ada Colau, que tiene la conexión como uno de sus proyectos estrella de mandato. En septiembre, el Gobierno municipal encarga los estudios, que no son más que una actualización de todos los que ya se han hecho.