Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Filantropía casi pura

El MNAC presenta las 20 obras medievales cedidas por Antonio Gallardo, de laboratorios Almirall, la mayor donación en 50 años

'Crucifixión de San Pedro', obra de Pere Serra, una de las 20 obras donadas por Antonio Gallardo al MNAC. Ver fotogalería
'Crucifixión de San Pedro', obra de Pere Serra, una de las 20 obras donadas por Antonio Gallardo al MNAC.

Las obras de arte, como las personas, necesitan un periodo de adaptación para acabar integrándose con el grupo. Las 20 pinturas medievales, de los siglos XII al XVI, que ha donado y entregado como dación en pago del empresario y coleccionista Antonio Gallardo Ballart (presidente de los laboratorios Almirall) a la Generalitat es un ejemplo. Las obras, que ingresaron en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) en noviembre y que están firmadas por autores como Jaume y Pere Serra, Lluís Borrasà, Bernat Martorell, Nicolás Francés, Martí Bernat o Pedro Romana, algunos de los artistas más reconocidos de la pintura gótica peninsular, amén de obras románicas anónimas como el fragmento de Sant Pedro de Arlanza, considerado obra cumbre del periodo, se exponen, muchas de ellas por primera vez, hasta julio solas, formando un conjunto, en una de las salas del principal museo catalán, como debieron estar en la vivienda de Gallardo hasta hace poco. Cuando la exposición Nuevas obra maestra para el museo se clausure, estas obras maestras se separarán y se integrarán en la colección permanente, en la que existen piezas de autores y características similares o llenando los huecos que este museo tiene. De la importancia del conjunto da fe el director del centro Pepe Serra, que ha asegurado que la donación “es lo más importante que me ha pasado desde que soy director y la más importante desde hace 50 años”. “La integración convierte a la colección del museo en uno de los mejores del mundo en arte románico y gótico”, ha proseguido Serra.

Pareja de sirenas ave de San Pedro de Arlanza que han ingresado en el MNAC tras la donación Gallardo.
Pareja de sirenas ave de San Pedro de Arlanza que han ingresado en el MNAC tras la donación Gallardo.

La operación que comenzó durante el periodo en el que el centro lo dirigía Maite Ocaña ha ido cuajando ya en periodo de Serra hasta que Gallardo y los departamentos de Economía y Cultura de la Generalitat acordaron las condiciones económicas: Se han donado 10 de las obras, seis han ingresado en dación en pago (a cambio de 1,4 millones de euros en total), a cambio de pagar impuestos, lo mismo que pasará con las otras cuatro durante este año que han ingresado, por ahora, en depósito. “Gallardo ha estado esta mañana viendo la muestra, le ha parecido excelente y la única condición que nos ha puesto es que las cartelas esté en tres idiomas, algo que ya habíamos hecho”, explicó Serra, que remarcó que en la cultura hispana es difícil encontrar un caso de filantropía como este, “tan normal y corriente en la cultura anglosajona”.

La muestra, comisaria por el responsable de arte medieval del centro Jordi Camps, gracias a la iluminación y el color de las paredes, en un azul eléctrico que resalta los dorados de las tablas góticas, nos traslada a los gabinetes de coleccionistas de otras épocas. Las pinturas se han instalado siguiendo un recorrido cronológico desde el siglo XII, con obras provenientes de Cataluña y Castilla, como las pinturas de ángeles y dragones de Tubilla del Agua (Burgos), Bellcaire, Estaon o la mencionada de sirenas pájaro de San Pedro de Arlanza, parte de la decoración de la Torre del Tesoro de este monasterio, lugar de entierro del mítico conde Ferrán González. Un fragmento que completa otros conservados en el Metropolitan y el Fogg Art de Cambridge, además del hermoso grifo que poseía el MNAC. El grueso del conjunto seleccionado por los técnicos del MNAC para que ingrese en el museo es pintura gótica; sobre todo de autores de la Corona de Aragón, como los hermanos Serra. Todos son excepcionales, a juicio de los responsables del museo y destacar alguno es arriesgado. La Virgen con el Niño y ángeles de Jaume Serra, pintada entre 1378 y 1385, lo es porque no se conocía hasta 1993 cuando se vendió en Londres, luego pasó a una galería de Madrid y luego acabó en manos del coleccionista Gallardo.

Compartimentos de la predela de Santa Catalina de Alexandría y Jesucristo de Lluís Borrassà.
Compartimentos de la predela de Santa Catalina de Alexandría y Jesucristo de Lluís Borrassà.

Otra de las obras que salió del activo taller de los Serra es la Crucifixión de Sant Pere, una colorista tabla proveniente del enorme retablo de Sant Pere de Cubells (Lleida). Lluís Borrasà es el autor de una Santa Catalina de Alejandría y Jesucristo proveniente de Sant Pere de Terrassa. Borrassà es uno de los principales artistas del gótico catalán y más prolífico. Sin embargo, en el MNAC no estaba bien representado, por lo que la pieza llena un vacío. Otros autores de esta privilegiada lista son Pere Teixidor, Bernat Martorell (dos obras). Martín Bernat, un autor que trabajó en Zaragoza, representado por un San Santiago el Mayor bautiza al mago Hermógenes, procedente, quizá de la colegiata de Santa Maria del Pilar y Nicolás Francés, que pintó Milagro del monte Gargano proveniente de Villapando, Zamora y que también realizó el retablo mayor de la catedral de León, además de la tabla renacentista del cordobés Pedro Romana, que cierra esta exposición de obras maestras.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información