CRIMEN ENTRE BANDAS LATINAS

La policía refuerza la vigilancia de las bandas latinas ante el riesgo de venganza por el crimen de Sol

Desde febrero de 2013 no se había producido ningún homicidio entre bandas latinas en la región

El jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díaz, ha anunciado esta mañana un refuerzo de la vigilancia en las zonas donde se mueven las bandas latinas ante el riesgo de que se produzcan nuevos enfrentamientos en los próximos días, tras el asesinato de un joven de 15 años en los aledaños de la Puerta del Sol. El inspector jefe del grupo de bandas, Ricardo Gabaldón, ha destacado que la multitudinaria pelea se produjo de manera fortuita al encontrarse dos grupos rivales, los Dominican Don´t Play (DDP) y los Trinitarios.

Gabaldón ha destacado que no se ha producido un repunte de las bandas latinas en los últimos meses. También ha recordado que desde el 2 de febrero de 2013 no se había producido ningún homicidio entre bandas latinas en la región. Desde 2004, se han registrado en la región 11 crímenes, con el del pasado sábado en Sol. “Se trató de un encuentro causal, ya que la quedada en la Puerta del Sol resulta bastante absurdo. Es imposible saber cuándo y por qué va a ocurrir. La pelea se inicia en el metro y se continúa en el exterior”, ha explicado el inspector jefe.

Las primeras investigaciones apuntan a que el joven fallecido era de los Trinitarios, aunque no estaba fichado por la policía, por lo que se cree que estaba en fase de estudio (periodo previo a entrar en la banda). Iba acompañado de otros cuatro jóvenes de este grupo. Se encontraron con los DDP, que eran mucho más en número. Había unos 15 o 16 personas. Se toparon en el vestíbulo de la estación de Sol con salida a la calle de Arenal.

Salieron corriendo por las calles aledañas, intentando huir, pero los Trinitarios fueron alcanzados por sus agresores. La primera víctima fue un joven, de 18 años, que resultó herido de tres cuchilladas en el abdomen, a la altura de la calle de Montera. El crimen se produjo en la confluencia de la calle de Preciados esquina a Galdo, donde cayó abatido el joven de 15 años.

El joven que fue detenido, Adrián S. G., de 18 años, y acusado en un primer momento como el autor material del asesinato, se encuentra ingresado en un centro hospitalario, ya que también fue herido en la revuelta. Posteriormente se ha demostrado que se trata también de una víctima y que pertenece, supuestamente, a los Trinitarios.

“Las represalias siempre planean sobre el ambiente. Se trata de una rivalidad histórica y de rivalidades procedentes de sus países. Son enemigos y ejercen la actividad propia de los pandilleros”, ha destacado Gabaldón. “Se trata de una actividad delictiva oscilante que contrasta con otros países donde también hay bandas, que es constante. Aquí se da mucha violencia en las redes sociales, que luego no se traduce en peleas o agresiones en la calle”, ha añadido. Los ataques suelen producirse en los lugares de ocio, pero nunca en el metro, según el responsable de los grupos de bandas.

El jefe superior ha adelantado que se reforzará la vigilancia en los espacios públicos que frecuentan estos pandilleros. Habrá más vigilancia y patrullaje durante los próximos días y, sobre todo, con vistas al fin de semana. También habrá un mayor control entre los miembros fichados. La policía ha dado las cifras de integrantes de las diferentes bandas. Los más numerosos y activos son los Trinitarios, con 80 jóvenes, seguidos de los DDP, con unos 50; los Ñetas (60) y los Latin King (30). En total, hay unos 250 integrantes de grupos. Suelen tener entre 16 y 22 años. “Todos entre sí son enemigos”, ha resumido el inspector jefe.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50