Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat dice a las Embajadas que el Constitucional obedece a Rajoy

Un memorándum del Gobierno catalán recuerda que miembros del TC simpatizan con el PP

Romeva, en el pleno del Parlament del miércoles.
Romeva, en el pleno del Parlament del miércoles.

El Gobierno catalán ha remitido un memoránduma las embajadas en las que les informa de que el Tribunal Constitucional ha suspendido determinados artículos de la nueva Consejería de Exteriores que dirige Raül Romeva. En el documento, la Generalitat concluye que el recurso del Ejecutivo central —cuya admisión por el tribunal implicó la suspensión inmediata provisional de los artículos impugnados— es una muestra más de las excusas del presidente Mariano Rajoy para no abordar el conflicto independentista en Cataluña. Y lamenta lo que a su juicio es una ausencia del principio de división de poderes en España, porque el Constitucional, sostiene la Generalitat, cumple las “órdenes del Gobierno español”.

Bajo el título El Gobierno español utiliza el Constitucional contra el ministro de Asuntos Exteriores, el documento, difundido ayer por 8TV, recuerda que uno de los pilares de las democracias modernas es la separación de poderes para evitar la influencia política en la justicia. “Lamentablemente, el Tribunal Constitucional está liderado por un juez que es abiertamente miembro del PP [en alusión a la militancia de Francisco Pérez de los Cobos entre 2008 y 2011] (...) Y un gran número de magistrados que tampoco esconden su afiliación política al PP”, señala el memorándum. En ese sentido, menciona que el organismo Transparencia Internacional ha hecho en los dos últimos años un llamamiento a poner fin a esa “intromisión política” en el nombramiento de los miembros del tribunal. “Está claro que el Tribunal Constitucional acata órdenes del Gobierno español”, insiste.

El Gabinete de Rajoy presentó un recurso contra el Departamento catalán de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia al considerar que excedía sus competencias. Para intentar blindar su seguridad jurídica, el Ejecutivo de Carles Puigdemont recurrió y modificó la nomenclatura de la consejería denominándola así: Departamento de Asuntos y Relaciones Institucionales, Exteriores y Transparencia. En el memorándum, en el que se omite el cambio, la Generalitat afirma que el Gobierno de Rajoy está utilizando el Constitucional para impulsar la recentralización aumentando la “frustración” en Cataluña. “Hace años que queremos dialogar pero España siempre lo rechaza”, dice.

El documento recoge uno de los principales argumentos de Romeva: que la Generalitat ejerce la acción exterior desde hace 30 años y que desde hace seis existe la Secretaría de Acción Exterior. Romeva muestra su “confianza” en que su departamento es “constitucional” y sostiene que es esencial defender “los intereses del pueblo catalán y explicar qué pasa en Cataluña y por qué”.