Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘lobby’ americano del ‘procés’

Académicos establecidos en Estados Unidos se implican en la política catalana, la mayoría a favor de CDC

(De izquierda a derecha y de arriba a abajo) Andreu Mas-Colell, Liz Castro, Xavier Sala i Martín, Carles Boix, Jordi Galí y Joan Ramon Resina.
(De izquierda a derecha y de arriba a abajo) Andreu Mas-Colell, Liz Castro, Xavier Sala i Martín, Carles Boix, Jordi Galí y Joan Ramon Resina.

Francia y Alemania tienen más inmigrantes catalanes que Estados Unidos. Reino Unido y Suiza cuentan con un número similar. En todos estos países, muchos de los expatriados catalanes son personas altamente cualificadas. La diferencia es que en EE UU se ha consolidado una corriente de académicos que influyen en el proceso soberanista. El precursor, a finales de los noventa, fue Andreu Mas-Colell cuando saltó de la Universidad de Harvard al Comisionado de Universidades e Investigación de la Generalitat con Jordi Pujol.

La cara más visible del grupo es
el economista Xavier Sala i Martin

Otro caso del pasado es la lingüista Mary Ann Newman. Tuvo un papel importante en la campaña electoral de Pasqual Maragall en 2003 y fue coordinadora institucional del Institut Ramon Llull. En 2014 creó el Farragut Fund, una entidad sin ánimo de lucro que quiere “fortalecer los lazos entre los Países Catalanes y Estados Unidos”. Newman también es miembro del jurado del Premio Internacional de Cataluña, de la Generalitat. Otra norteamericana implicada en la política catalana es Liz Castro: fue la candidata más votada en las últimas elecciones de la Asamblea Nacional Catalana (ANC). En la ANC está al frente de la difusión internacional del procés. En 2013 coordinó un libro en inglés para explicar la independencia que fue prologado por Artur Mas. Castro es columnista del diario ARA.

Sala i Martín, el referente

La cara más visible del lobby independentista en EE UU es el economista Xavier Sala i Martín. Profesor de la Universidad de Columbia, Sala i Martín participa en programas de TV3, Catalunya Ràdio y RAC-1; es miembro del patronato de la Fundación Catalunya Oberta (FCO), institución próxima a CDC que fue fundada por Lluís Prenafeta; fue miembro del consejo asesor del desaparecido Centro de Estudios Jordi Pujol y encabeza el Colectivo Wilson, un grupo de economistas y politólogos con la misión de rebatir “las campañas de desinformación que tienen como objetivo meter miedo a los ciudadanos de Cataluña y evitar que ejerzan libremente su derecho a decidir”.

Otros representantes del Colectivo Wilson son Pol Antràs —catedrático de Economía en Harvard—, Carles Boix —catedrático de Ciencia Política en Princeton— y Jordi Galí —director del Centro de Investigación en Economía Internacional (CREI)—. Galí ha sido profesor en las universidades de Columbia y de Nueva York; también está adherido a la FCO. Boix es miembro del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) y también escribe en ARA.

Rebeldes y patriotas

Joan Ramon Resina asegura, para explicar su implicación con el independentismo, que “hay una correlación estadística entre madurez intelectual y soberanismo”. También considera que la estructura política y social de Estados Unidos alienta el activismo independentista: “Una vez se ha catado la libertad como actitud incorporada en las relaciones de todo tipo, el respeto a las diferencias, y el valor contractual de los compromisos resulta imposible aceptar el statu quo español y todavía menos el trato infame que reciben los catalanes”.

Jordi Galí subraya la influencia que supone la historia de EE UU: “La historia del país, incluyendo su fundación, está muy presente en la sociedad y se transmite a los recién llegados. No hemos de olvidar que los que hicieron la rebelión militar y política contra el dominio inglés —¡obviamente en violación de todas las leyes!— en 1776 son los American Patriots, que tienen la consideración más alta por parte de los americanos”.

Sala i Martín organizó una conferencia de Mas en Nueva York en 2015. El discurso, en el Instituto Europeo de la Columbia, fue el plato fuerte de un viaje en el que el entonces presidente de la Generalitat también participó en una cena privada, sobre todo para representantes de la comunidad catalana en EE UU, entre los que se encontraban Sala i Martín o Jordi Graupera, otro nombre popular de los catalanes americanos. Colaborador de La Vanguardia y RAC-1, Graupera es presidente del Catalan Institute of America (Ciofa), fue miembro del jurado del Premio Ramon Trias Fargas de la fundación CatDem y es miembro adherido de la FCO. El Ciofa recibe el apoyo de la Generalitat, organiza actos culturales y hace proselitismo sobre el derecho a decidir.

Es habitual en el discurso de los dirigentes independentistas establecer paralelismos entre el proceso soberanista y la lucha contra la segregación racial en América. Mas y Jordi Turull se han caracterizado por citar de carrerilla a Martin Luther King. También es habitual evocar a Rosa Parks, como han hecho Sala i Martín o el dirigente de ERC Gabriel Rufián. Un concepto propuesto para la nueva Cataluña y que bebe de la Constitución de norteamericana, utilizado por ideólogos de CDC pero también por ERC o la CUP, es “el derecho a la felicidad”. El Colectivo Wilson debe su nombre al presidente estadounidense Woodrow Wilson, que en su famoso Discurso de los 14 puntos de 1918 defendía el derecho de autodeterminación de las minorías nacionales.

Massachusetts

La comparación entre el estado de Massachusetts y Cataluña ha sido recurrente en el ideario de Mas. Joan Ramon Resina, profesor de Literatura Comparada en la Universidad de Stanford, firmó el manifiesto de científicos que pidieron el voto por Junts pel Sí en las elecciones del 27-S. Entre los firmantes también se encontraba Joan Massagué, director del Centro de Oncología Sloan-Kettering de Nueva York.

El independentismo usa paralelismos entre Cataluña y Estados Unidos

Resina es sin embargo crítico con algunas de las comparaciones con EE UU: “No hay paralelismos con Estados Unidos si no es en el mundo de las metáforas desafortunadas, como ‘Cataluña será la Massachusetts europea’ y similares cuentos de hadas. Pero como nación fundada en el espíritu de libertad individual y de responsabilidad individual, Estados Unidos es un ejemplo muy potente para una parte de la sociedad catalana”, afirma.

Fe de errores

En una versión anterior de este artículo se aseguraba por error que Jordi Graupera continúa siendo miembro del jurado del Premio Ramon Trias Fargas, porque así consta en la página de Internet de la Fundación CatDem.