Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA/ Sergi Pérez, director de cine

“Para llegar a las pantallas hay que picar mucha piedra”

El cineasta ha ganado el premio Gaudí al mejor filme en catalán

Sergi Pérez, director de 'El camí més llarg per tornar a casa'
Sergi Pérez, director de 'El camí més llarg per tornar a casa'

Hecha con 60.000 euros por medio de crowfunding en 16 días —alternados— , con actores, actrices y técnicos que no cobraron ni un euro, después de llamar a las puertas de televisiones públicas y obtener un no por respuesta, El camí més llarg per tornar a casaha logrado el premio Gaudí a la mejor película en lengua catalana. “Puede parecer una broma, pero hemos vivido en carne propia lo del largo camino", afirma Sergi Pérez, el director de la cinta que ve recompensado el esfuerzo con el reconocimiento de los Gaudí. Una compensación moral, porque económicamente todavía no ha podido recuperar los 15.000 euros que puso de su bolsillo para arrancar el proyecto y que ahorró a base hacer anuncios de publicidad de Nesquik. Pérez (Terrassa 1976) es profesor de la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya (ESCAC) donde acabó los estudios hace 10 años. También es licenciado en Bellas Artes y autor de videclips de grupos musicales, como los Manel.

El camí més llarg per tornar a casa, era su ópera prima. La historia de un hombre, que encarna el actor Borja Espinosa, que se ve superado por la muerte de su mujer y vive un visceral proceso para asumir el duelo mientras se queda fuera de su casa —sin llaves— con un perro enfermo. “Fue un corto, pero después me gustó tanto que decidí que debía ser un largometraje”, comenta. Nacida de una vivencia real del director, la muerte de una persona cercana, y una anécdota referida de un perro al que no se le dio ni agua ni comida durante días —lo que le pasa a Elvis, el perro de su película—, la angustiosa peripecia de su protagonista sí es completamente ficción.

La película estuvo en pantallas de los cines en Barcelona los Balañá y Zimzeig casi cinco meses, todo un récord en los tiempos que corren, y, sobre todo, participó en unos cuarenta festivales por todo el mundo, incluyendo el de cine independiente de Nueva York.

Con la propuesta bajo el brazo, el director se fue a llamar a las puertas de las televisiones públicas pero el proyecto no gustó: “Hay una lucha por un share y por lo que quiere un público general. Yo estoy a favor de cualquier tipo de cine y creo debe haber un amplio abanico pero lo que pasa entonces es que los que hacemos cine de autor somos invisibles y de eso sí me quejo. Soy consumidor de este tipo de cine y me gustaría que tuviera más visibilidad, como el que hacen Mar Recha o Agustí Villaronga. El cine llamado independiente que se hace en Cataluña es muy importante pero para que llegue a las pantallas hay que picar mucha piedra”. Sus referentes son Haneker, Lars von Trier y Bergman y entre los españoles cita a Mario Camus, Almodóvar, Cesc Gay y Victor Erice. También opina que, además de los criterios de la televisión al decidir qué producciones ayuda y cuáles no, el público es otro agente decisivo: “Nos tendríamos que preguntar por qué el gran público ve tan poco cine de autor y si debería ser más exigente”.

Con los 15.000 euros que había ahorrado y un crownfoundig que funcionó muy bien y a cambio de ilustraciones, Pérez empezó el rodaje. Nadie cobró nada: “La película se hizo por amor al proyecto y al cine, puede parecer pomposo pero es la verdad”. El Camí mes llarg per tornar a casa estuvo a punto de embarrancar en la recta final porque se acabó el dinero cuando falta parte del montaje y fue el director de la ESCAC, Sergi Casamtjana, el que le financió: “Lo hizo porque cree profundamente en lo que hacen los estudiantes y los que trabajamos en la ESCAC”. Una escuela que se ha convertido en cantera de creadores de cine catalán, “como Mar Coll, Antonio Bayona o Elena Traper y muchas más miradas”.

Después de ser reconocida por los Gaudí, la cinta tendrá una segunda vida en las pantallas: los Texas, el Zumzeig de Barcelona y en otras ciudades catalanas. Su director ya está pensando en el siguiente proyecto con la colaboración de Isabel Coixet: “Será una historia de transexualidad, un tema que tampoco es de los fáciles”.