Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

El acuerdo necesario

En Cataluña son muchos los que quieren un referéndum y aunque Rajoy no lo sepa lo quieren para votar no a la independencia

El presidente en funciones Mariano Rajoy está convencido que Pablo Iglesias preside un furioso partido independentista. Un partido que solo pretende, además de gastar veleidades antineoliberales, romper España. Esta lectura está muy bien para contentar a los sectores más cavernícolas de su electorado y de su partido. Pero está muy mal como lectura de lo que realmente pretende Podemos en materia territorial. Podemos ha introducido en su programa un tema tabú en las elecciones generales del 27 de diciembre pasado. Y como tema tabú no les fue tan mal. Obtuvieron cincuenta y nueve escaños en el Congreso de los diputados, es decir el soporte de cinco millones de españoles que votaron ese programa con referéndum en Cataluña incluido. Ahora bien, ¿de aquí se colige que Podemos es un partido independentista o irresponsable?

En Cataluña son muchos los que quieren un referéndum. Y aunque Rajoy no lo sepa o no lo quiera saber (que no sé qué es peor) lo quieren para votar no a la independencia. El presidente en funciones es coherente con su indesmayable inmovilismo. Por eso anhela tanto formar un gobierno de coalición con el Partido Socialista (mejor dicho, con el sector inmovilista en materia territorial que también existe en el PSOE) y Ciudadanos. Y no entiende otro patriotismo que no sea el de la España unida hasta la eternidad. Podemos ya hizo algo importantísimo, más allá de que su exigencia de un referéndum sea, a la postre en las negociaciones con Pedro Sánchez para formar gobierno, línea roja o línea verde. Ha introducido en la agenda política de este país uno de los grandes problemas que tiene España, al lado del paro, la rampante desigualdad y la corrupción (que lastra al PP y, en menor medida, también al PSOE): su organización territorial y el reconocimiento de las naciones que componen España.

Me parece que Podemos ha entendido que también se puede ser patriota plurinacional, con todo lo que ello significa de reconocimiento de las identidades lingüísticas y culturales que componen España. Pedro Sánchez habla de diversidad y de un auténtico estado federal. De la propuesta de Pablo Iglesias y de Pedro Sánchez debería salir un acuerdo. Cualquier pacto de gobierno que no contemple la encrucijada territorial, será un pacto incompleto. Y solo satisfará al PP y a las recalcitrantes baronías del no que tiene en sus nóminas también el PSOE.