Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Rey Juan Carlos lucha contra la mutilación genital femenina

El objetivo de la iniciativa es ofrecer formación a futuros profesionales que puedan estar en contacto con víctimas

La Universidad Rey Juan Carlos formuló una propuesta para construir un programa académico multisectorial con el objetivo de prevenir y combatir la mutilación genital femenina. El proyecto, financiado por el programa Daphne de la Comisión Europea, inició ayer y tiene una duración de dos años. Los datos recopilados por la Universidad Autónoma de Barcelona señalan que 57.251 mujeres procedentes de países donde es común esa práctica vivían en España en 2012. De todas ellas, 7.558 tenían su residencia en la Comunidad de Madrid.

Adolescentes de Sillakoro (Costa de Marfil), en un rito de iniciación tres meses después de su mutilación genital.
Adolescentes de Sillakoro (Costa de Marfil), en un rito de iniciación tres meses después de su mutilación genital.

El proyecto ha sido dotado con 680.000 euros para su ejecución y tiene como investigadora principal la profesora Laura Nuño Gómez, directora del Observatorio de Igualdad de Género de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. También participan otras entidades como la Fundación Wassu, la Università Roma Tre, la Fondazione Angello Celli per una cultura della salute, el Instituto Universitário de Lisboa y la Vrij Universiteit Brussel.

La mutilación genital femenina es una costumbre en algunos países de África y Oriente Medio. Se trata de un procedimiento reconocido internacionalmente como una violación de los derechos humanos de mujeres y niñas, así como una forma extrema de discriminación. Hay más de 125 millones de víctimas en los 29 países donde se concentra esta práctica.

El procedimiento consiste en realizar un corte parcial o total de los genitales femeninos por razones no médicas, o sea, en general culturales o religiosas. Ese tipo de intervención puede dejar secuelas graves y acarrear problemas de salud de largo plazo, como quistes, esterilidad, infecciones vesiculares y urinarias recurrentes, aumento del riesgo de complicaciones del parto y muerte del recién nacido, así como la necesidad de nuevas intervenciones quirúrgicas.

Formación adecuada

El objetivo de la iniciativa es ofrecer una formación adecuada a futuros profesionales que puedan estar en contacto con víctimas desde un enfoque basado en los derechos humanos y en la igualdad de género. "La mutilación genital femenina no se entiende sin estudiar el patriarcado, la jerarquía sexual, la doble moral respecto a las prácticas religiosas y la violencia de género", afirma la investigadora Laura Nuño.

Para los representantes de la Universidad Rey Juan Carlos, las políticas públicas existentes para combatir esa violencia no pueden depender exclusivamente de la existencia de protocolos. "El tema está claro en el ámbito internacional. Lo que queremos es sobre todo difundir buenas prácticas", observa Nuño, que recuerda la necesidad de sensibilizar e informar a la comunidad sobre las consecuencias de esa práctica. 

En este sentido, para el consorcio es urgente desarrollar e implementar una formación multisectorial académica. El proyecto prevé la formación de al menos 50 profesores y 500 alumnos para conseguir la efectividad del currículum sobre la mutilación genital femenina, que será inicialmente adoptado inicialmente por cinco universidades europeas.

También serán organizados cuatro seminarios internacionales sobre el tema y se creará un e-forum. Los resultados del proyecto, así como datos académicos sobre mutilación genital, serán divulgados a través de un boletín digital trimestral. Además, se producirá un vídeo de sensibilización en seis idiomas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram