Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jardines verticales a 200 euros el metro cuadrado

El plan para “renaturalizar la ciudad” impulsado por el Ayuntamiento de Madrid prevé la construcción de muros vegetales

Jardín vertical del centro cultural CaixaForum en el paseo del Prado.
Jardín vertical del centro cultural CaixaForum en el paseo del Prado.

Los jardines verticales, construcciones verdes que están entre las propuestas del Ayuntamiento de Madrid para “renaturalizar la ciudad”, ya son una realidad en numerosos lugares del mundo. Ahora, más que nunca, están de moda. Un ejemplo de ese éxito está en la misma capital española: el inmenso jardín de 24 metros de altura de CaixaForum Madrid, construido en 2007, se ha convertido en poco tiempo en un punto de interés turístico. La idea del Consistorio con el plan Madrid Más Natural es aumentar el número de zonas verdes para suavizar los efectos del calentamiento global y de la contaminación. Sin embargo, esa solución puede ser más cara y menos sostenible que lo planeado.

Esos muros vegetales sobreviven sin tierra, necesitando solamente agua y nutrientes. Por eso, su construcción requiere estudios biológicos y estructurales según el lugar donde vaya a ser instalado. Es lo que explica uno de los expertos en el tema, el biólogo alicantino Ignacio Solano. Para el buen funcionamiento de un jardín como ese, es necesario crear todo un ecosistema en la misma superficie en la que estará ubicado.

“Si no, acaba siendo un buen negocio para el ejecutor de la obra, pero requiriendo un mantenimiento muy costoso”, afirma Solano, director y fundador de la empresa Paisajismo Urbano. Con su compañía, Solano ha construido decenas de jardines verticales por todo el mundo, principalmente en América Latina. En España, hay hecho cerca de 20. Dos de ellos están en Madrid: uno en un restaurante de José Abascal y otro en Getafe.

El biólogo argumenta que los jardines pueden tener un coste de mantenimiento cero si son construidos correctamente desde el inicio. Para eso, hay que crear un sistema con base en la complejidad de todas las interacciones de la naturaleza en una pared. Una estructura así permite que las plantas habitúense al espacio y crezcan en esos lugares. “El problema es que las empresas que hacen ese tipo de sistema tienen un presupuesto inicial para el servicio más elevado. Por eso no ganan las licitaciones”, afirma Solano.

La estructura que menciona el fundador de Paisajismo Urbano evita que sea necesario hacer el reemplazo continuo del material vegetal, algo cuyo precio varia según la empresa que lo hace, pero que en general no es nada barato. Según el experto, es lo que pasa con el jardín de CaixaForum, que en sus pocos años de existencia ya ha pasado por algunos “cambios de piel”.

El ya emblemático jardín vertical es obra del botánico francés Patrick Blanc y tiene 460 metros cuadrados, que albergan cerca de 15.000 plantas de 250 especies diferentes. Solano sostiene que el mantenimiento del jardín de CaixaForum su sistema no ha avanzado con la tecnología.

Un trabajo de construcción en superficies grandes suele ser más barato, ya que la adaptación del sistema en espacios pequeños es más complicada. Ignacio Solano afirma que una obra en un espacio amplio puede costar entre 200 y 300 euros por metro cuadrado. En lugares más reducidos, ese valor suele subir y puede llegar alrededor de 500 euros. Sin embargo, todo eso puede variar, dependiendo directamente del trabajo realizado y de la tecnología empleada por cada empresa.

Equilibrio ambiental

Aunque sean elementos caros, los expertos recuerdan que los jardines pueden tener su construcción justificada. Entre las razones para construir uno de esos muros vegetales, están el valor arquitectónico y artístico que añaden al edificio en el que son instalados y las ventajas que traen en la restauración del equilibrio del medioambiente.

Una construcción verde puede aumentar el valor de un inmueble en un 15%. Pero para el biólogo Ignacio Solano lo más relevante es el hecho de que cada metro cuadrado de un sistema como ese genera el oxígeno consumido por una persona durante todo el año. “Sesenta metros cuadrados pueden filtrar 400 toneladas de gases. Esa misma cantidad también atrapa 15 kilos de metales pesados y 30 kilos de polvo”, recuerda el experto. “La verdad es que construir jardines verticales en la ciudad me parece una idea fantástica. Lo difícil es que sea bien hecha”, concluye.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram