Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destituida la comisionada de Transparencia de Mas

El marido de la anterior encargada de la lucha contra la corrupción fue detenido por el caso 3%

Núria Bassols, comisionada para la Transparencia de la Generalitat que nombró Artur Mas, fue destituida ayer en la primera reunión del Gobierno de Carles Puigdemont. Bassols, magistrada en excedencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, dependía del Departamento de Raül Romeva y los republicanos se habían mostrado muy críticos con la continuidad de la comisionada después de que su marido, el empresario Josep Maria Bassols, fuese detenido el 21 de octubre en una operación de la Guardia Civil por el 3%.

Núria Bassols.
Núria Bassols.

“Si la comisionada de la Transparencia se encuentra en una situación de este tipo, con el marido detenido por un caso de presunta corrupción, se debería tomar alguna decisión”, declaró Oriol Junqueras, el 27 de octubre.

“El Gobierno mantiene su plena confianza en la comisionada”, replicó ese mismo día Neus Munté, vicepresidenta de la Generalitat con Artur Mas. El presidente de la Generalitat es ahora Carles Puigdemont, Munté continúa en el cago que tenía entonces y ayer fue ella misma quien anunció, a preguntas de los peridistas, la destitución de Bassols.

La portavoz lo justificó porque se ha producido una reorganización interna en el departamento de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalidad cuyo titular es Raül Romeva. El nuevo organigrama convierte en Secretaría de Transparencia y de Gobierno Abierto, con mayor rango, lo que antes era un comisionado. La persona designada para ejercer de secretario general es Jordi Foz, hasta ahora subdirector general de Costas y Acción Territorial de la Generalitat.

Núria Bassols puede regresar a su plaza en la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, la que se encarga de investigar y, llegado el caso, juzgar a los aforados: los miembros del gobierno catalán, los diputados y los jueces.

Bassols abandona un cargo en el que apenas ha durado 11 meses y del que no se recordará una actuación decidida en favor de la transparencia institucional, más allá de la celebración de jornadas. La comisionada, además, llegó a defender que los imputados puedan presentarse a las elecciones.

Fue nombrada a las pocas semanas de archivar la causa contra el diputado de CiU Ferran Falcó por el caso Adigsa, referido a las comisiones en la rehabilitación de viviendas de la Generalitat. También fue ella quien, vistiendo la toga, rechazó un recurso para reabrir el caso Casinos de supuesta financiación de CDC.

Además de estas actuaciones, se da la circunstancia de que Josep Maria Bassols, esposo de la excomisionada, fue alcalde de CiU en Anglès. Ahora está imputado por un juez del Vendrell por el caso del 3% y en 2011 fue jefe de la campaña electoral que llevó a la alcaldía de Girona al ahora presidente catalán, Carles Puigdemont.